Coronovirus China

30 de enero 2020 | 5:00 am

China, la segunda economía más importante del mundo, y uno de los mayores centros manufactureros del mundo, ha sido afectada una vez más por una epidemia. El coronavirus, una infección respiratoria que tuvo su epicentro en la ciudad de Wuhan, ha inyectado temores a diversos sectores y empresas, desde aerolíneas hasta cafeterías.

British Airways y Air Canada han suspendido sus vuelos a China. Toyota y General Motors han suspendido la producción de sus fábricas en el dragón asiático, mientras que Starbucks ha cerrado poco más de la mitad de sus tiendas en territorio chino y Apple ya prevé afectaciones en su cadena de producción.

La importancia de China en distintos mercados, como el de lujo, es alta y muchas empresas tienen un segmento importante de sus ventas ahí, pero también como proveedor de insumos, como es el caso de Apple, es muy relevante

dijo Gregorio Gandini, analista independiente.

Hasta el miércoles habían muerto 170 personas en China como consecuencia del coronavirus de Wuhan y 21 países tenían 7,711 casos confirmados, de acuerdo con datos del gobierno chino.

El dragón asiático es clave para los ingresos de marcas de lujo, empresas de comida rápida y el sector automotriz. Para 2025, el valor del mercado mundial de artículos de lujo crecerá a 386,000 millones de dólares, de los que China representará 44% de ese mercado, según con la consultora McKinsey.

En comida rápida, la industria estima ingresos por 177,600 millones de dólares el año pasado, 8% más que en 2018, de acuerdo con datos de la firma IBIS.

En el sector automotriz, el gigante asiático es el país donde se venden más autos por año. En 2019, se colocaron 23.7 millones de unidades, seguido por Estados Unidos, con 17.2 millones, de acuerdo con F&I Tools.

Apple reportó ingresos récord por 91,820 millones de dólares en el trimestre fiscal de 2020, que finalizó en diciembre pasado. Sin embargo, Tim Cook, CEO de la empresa, dijo que el brote de coronavirus en China está afectando sus operaciones en ese país.

En entrevista con CNBC, comentó que han restringido los viajes a China, cerraron una tienda por el brote de coronavirus y han reducido el horario de trabajo de los trabajadores en las tiendas de ese país. Y a los empleados de Wuhan les han proporcionado atención médica.

Para el próximo trimestre, Apple espera ingresos entre 63,000 y 67,000 millones de dólares. Cook dijo que la decisión de establecer un rango amplio -de 4,000 millones de dólares- responde a la incertidumbre del brote de coronavirus.

El coronavirus apareció a unos días de la festividad más importante que tienen los chinos, el Año Nuevo. El Ministerio de Comercio de China comunicó que, en 2019, sus ciudadanos gastaron 149,000 millones de dólares durante el periodo vacaciones y para 2020 el estimado era de 156,000 millones de dólares.

Las acciones de firmas como Apple, McDonald’s y Tesla no han resentido el efecto del coronavirus -el miércoles avanzaron en promedio 2% cada una-, pero los analistas empiezan a ser cautos sobre el futuro de los mercados.

Los mercados están sensibles a cualquier evento que impacte la economía y el desarrollo de las empresas. Por ahora no se puede identificar el impacto económico del coronavirus, pero puede ser el catalizador para que los mercados caigan entre 5 y 7%

dijo Juan Rich, director de análisis y estrategia bursátil de Bx+, en conferencia de prensa.

No todas las acciones han salido bien libradas. Disney ha dado señales de debilidad en lo que va del año y acumula una caída de 5.93% a 136.06 dólares por acción. La última noticia que afectó sus acciones fue el cierre de sus parques de recreaciones en Shanghái y Hong Kong.

Es difícil justificar compras en los niveles actuales de los mercados. Todo el asunto del coronavirus ha provocado un aumento de la volatilidad y puede ser pretexto para desencadenar una corrección de alrededor de 5% en las bolsas

dijo Amín Vera, director de análisis económico de Black WallStreet Capital.

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, dijo en conferencia de prensa tras publicar la decisión de política monetaria, que la pandemia de coronavirus causará alteraciones en China y el resto del mundo, aunque los efectos macroeconómicos todavía son inciertos.