Mezcla Mexicana (Fotoarte: Cristian Laris)

6 de febrero 2020 | 5:00 am

Las consecuencias económicas que puede provocar el coronavirus en China han impactado el precio de distintos activos y materias primas; uno de ellos es el petróleo, el talón de Aquiles de México, y los consumidores de gasolinas también resienten los efectos.

En lo que va de 2020, el precio de la Mezcla Mexicana de Exportación (MME) ha caído 19%, su peor inicio de año del que se tiene registro, y cotiza en 45.46 dólares por barril, cerca de su nivel más bajo de enero de 2019.

Si el temor del coronavirus de Wuhan no se disipa, impactará de manera más profunda al precio del petróleo a nivel mundial y eso provocará en México una mayor recaudación de Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) en gasolinas, pero los ingresos de Pemex y, por ende, los ingresos petroleros bajarán, de acuerdo con Adrián García, coordinador de Ingresos e Impuestos del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP).

Una baja en el precio del petróleo provoca que el precio de la gasolina disminuya, por lo que no es necesario aplicar un estímulo en el IEPS que se cobra a los combustibles. La Secretaría de Hacienda publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) que, del 1 al 7 de febrero de 2020, no aplicará estímulos.

El consumidor pagará 4.95 pesos de IEPS por litro de gasolina Magna; 4.18 pesos por la Premium y 5.44 pesos por el litro de diésel, de acuerdo con lo publicado en el DOF. En 2019 la recaudación por IEPS en gasolinas y diésel sumó 297,479 millones de pesos.

El IEPS se ha convertido en la principal fuente de ingresos fiscales del país y la segunda fuente de ingresos de impuestos indirectos, solo detrás del IVA. Si el gobierno no tuviera el IEPS debería aumentar impuestos o colocar deuda

dijo Paul Sánchez, director de Ombudsman Energía México.

Los recaudado por IEPS en combustibles, no solo significó un crecimiento anual real de 53%, la cifra también fue un máximo histórico para el gobierno y representó 9.29% del total de los ingresos tributarios de México, según cifras de Hacienda.

En la parte negativa, la baja pronunciada en el precio del crudo mexicano provocará que el gobierno recaude menos dólares por cada barril que exporta y se verá reflejado en la parte de ingresos petroleros.

Para 2020, el gobierno estimó un precio de 49 dólares por barril para el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Cada barril que ha estado saliendo los últimos días está cinco dólares por debajo de lo pronosticado, lo que se traduce en menos utilidades, menos impuestos y derechos que recibe el país por parte de Pemex y sus filiales

comentó Ramsés Pech, consultor de Caraiva y Asociados.

En 2019, los ingresos petroleros de México cayeron 5.8% real a 955,055 millones de pesos, con lo que solo representaron 17.73% de los ingresos totales del país, cuando un año antes la proporción fue de 19.13%.

El petróleo es un activo sumamente volátil, por lo que el gobierno mexicano adquiere cada año coberturas petroleras para cierto número de barriles. Para 2020, México destinó 20,000 millones de pesos en coberturas a un precio de 49 dólares por barril. En lo que va del año el crudo mexicano ha promediado en 53.86 dólares y las coberturas solo se activarían si al cierre de 2020 el precio promedio cae por debajo de los 49 dólares.

Las coberturas son limitadas. Se tiene un monto de la producción protegida a un cierto precio, pero si todo el año el precio del crudo se mantiene bajo, no se puede cubrir toda la producción

dijo García.

Ombudsman Energía México calcula que se cubrió seis meses de producción petrolera mexicana para 2020.

“En 2019, las coberturas se cobraron la última parte del año, cuando se sabía cuántos barriles quedaron por debajo de la media del precio”, dijo Sánchez.