20 de agosto 2021 | 5:00 am

El impacto del cambio climático en México y el mundo está modificando el enfoque de algunas inversiones en las que se está apostando no solo a las ganancias, sino también a contribuir en el cuidado del medio ambiente y al desarrollo de la humanidad a través de los llamados bonos sustentables. 

Tan solo en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se han colocado 15 bonos sustentables desde 2016; además, México se convirtió en el primer país en emitir un bono soberano sustentable en los mercados internacionales, de hecho, recientemente colocó el segundo bono de este tipo. 

La subdirectora de Sostenibilidad en BMV, Nalleli Barajas López explicó que los bonos de este tipo son una inversión a favor del cambio climático, porque detrás de cada bono hay un proyecto que está beneficiando y reduciendo emisiones.

Los bonos vinculados a la sustentabilidad ayudan a las organizaciones que están tomando muy en serio el tema del cambio climático, (ya que) están definiendo metas internas

mencionó Nalleli Barajas en el panel virtual La Crisis Climática en América Latina y Mecanismos de Mercado por la BMV.

El financiamiento dirigido a los bonos sustentables ayuda a que las organizaciones puedan llegar a sus objetivos a través de mejorar el cuidado del medio ambiente o bien para contrarrestar los efectos del cambio climático.

Le puede interesar: Inversiones verdes tendrán más espacio en el sistema financiero mexicano

Urgen políticas que incentiven inversiones sustentables

Si bien pareciera que el país va por buen camino en la apuesta por inversiones más sustentables, aún se requieren de mayores políticas que generen incentivos sobre estas inversiones, reconoció Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda y Crédito Público, en el podcast BIVA ASG.

“Si quisiéramos que el mundo se moviera a una senda de crecimiento verde y sustentable, tenemos que tomar en cuenta que la gente con menos recursos o que sufre las brechas sociales, también son los más expuestos al cambio climático” mencionó Yorio.

México ya tenía en marcha algunas políticas claras respecto al cambio climático y brechas sociales, sin embargo, ambas problemáticas se deben de abordar en conjunto como una prioridad para lograr la sustentabilidad, ya que el desarrollo de los bonos sustentables ayuda a vincular las brechas sociales y por ello, están tomando gran relevancia.

Una de sus principales políticas que realizó México como economía emergente en 2020 fue la emisión de un bono soberano sustentable por 750 millones de euros y está vinculado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con el fin de cumplir con el pacto mundial 2030.

Las colocaciones de bonos sustentables provienen principalmente de la banca de desarrollo, de corporativos como Rotoplas, Vinte, BBVA y del gobierno de la Ciudad de México. Se espera que en este año se logre un récord en el número de emisiones verdes, impulsados principalmente por el bono soberano sustentable emitido en 2020.

Economías emergentes deben incorporarse a los bonos sustentables

El cambio climático es uno de los retos globales más importantes y para las economías emergentes, es más costoso combatir ese desafío que para las economías avanzadas. Sin embargo, las economías emergentes deben incorporar los posibles costos futuros, así como integrar los criterios de cambio climático en el sector financiero y apoyarse de los bonos sustentables

El precio que le cuesta a México combatir los efectos negativos del cambio climático, se estima en 66 mil millones de dólares al 2030, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC).

“México tiene una ventaja con respecto a otros emisores de bonos sustentables”, mencionó Yorio, porque desde antes ya se habían incorporado contenidos de este tipo en la gestión financiera, tal es el caso del presupuesto ligado a los ODS.

La urgencia de generar modelos de desarrollo económicos sostenibles, es una manera de presionar a la misma sociedad sobre las consecuencias que ha provocado la sobrepoblación, el incremento de consumo, la industrialización, entre otros factores; ya que todo lo anterior, ha ocasionado que las cantidades de efecto invernadero en la atmósfera aumenten en niveles nunca antes vistos.

Desafíos de la ONU

Por su parte, el Acuerdo de París que surgió en 2016 para realizar esfuerzos en conjunto con todas las naciones del mundo para combatir el cambio climático, propone que se mantenga una temperatura mundial por debajo de los 2º C, para así reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero (GEI).

No obstante, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPPC, como se conoce en sus siglas en inglés), concluyó en su quinto informe de evaluación de 2014 que las actividades humanas son las principales causantes del cambio climático, agregando que la mayoría de los efectos del cambio climático persistirán durante muchos siglos, incluso si se detienen las emisiones.

Es inequívoco que la influencia humana haya calentado la atmósfera. provocando altas temperatura

asegura Barajas en el panel de la BMV.

Tanto para México como para el mundo, el mayor desafío en estos tiempos es el cambio climático y si se toman en cuenta estas acciones de recurrir a los bonos sustentables, se podría lograr la movilización del capital hacia un enfoque sostenible.