16 de diciembre 2021 | 5:00 am

Advertisement

En momentos en que el mercado de valores de México se hace cada vez más chico, las autoridades deben proveer más estímulos fiscales para animar a las empresas a listar acciones y acabar con la sequía de Ofertas Públicas Iniciales (OPIs).

Son cuatro años (de sequía), es el tema más importante del mercado bursátil. Le toca a nuestras autoridades volver a mojarse, mucho tiene que ver con lo fiscal (…) Lo que hacen las autoridades de otros países es dar beneficios fiscales, es lo que anima a las empresas

consideró Marcos Martínez Gavica, presidente del consejo de administración de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV)

La última OPI en la BMV la llevó a cabo Grupo México Transportes en noviembre de 2017, mientras que la emisión de acciones más reciente se colocó en la Bolsa Institucional de Valores (BIVA), en julio del año pasado, por parte de Cox Energy.

También lee: Globcash prepara debut en BIVA

Martínez Gavica mencionó que el mercado nacional está rezagado desde hace 20 años, en comparación con otras plazas en América Latina, por lo que las autoridades, las casas de bolsa y los centros bursátiles tienen la obligación de acelerar sus esfuerzos para ampliar el número de acciones a disposición de los inversionistas.

Con un pie fuera del mercado bursátil

En medio de la escasez de listados, empresas como Lala están con un pie afuera de la BMV y preparan el desliste de sus acciones. Otras compañías que están en trámites de salida son Maxcom Telecomunicaciones, General de Seguros, Pochteca, Elementia y Fortaleza.

José Manuel Allende Zubiri, director general de emisoras e información de la BMV, dijo que si bien el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) que integra a las 35 emisoras más líquidas del mercado está cerca de su máximo histórico, los precios de las emisoras son bajos, uno de los motivos por los que han optado por deslistarse y que resta interés a las empresas privadas para debutar.

A esto se suma que muchas compañías no tienen gobierno corporativo y su estructura no cumple con los requisitos para cotizar en bolsa; sin embargo, hacia 2022 ya se tienen prospectos de nuevas colocaciones que aún son confidenciales.

México debe tener un mercado bursátil de otro tamaño, el día que los inversionistas tengan un buen precio, buenos proyectos de inversión y que encuentren de nuestro lado buenos facilitadores, de las casas de bolsa buenos promotores y de las autoridades buenas concesiones, nuestro mercado va a volver a salir

aseveró Martínez Gavica

Te puede interesar: Bolsa vive sequía en 3 años de gobierno de AMLO

Baja bursatilidad también pega

Uno de los mayores problemas de las bolsas mexicanas es que hay poco volumen, situación que se relaciona con la escasa participación de inversionistas individuales, a pesar de que el número de cuentas de inversión creció exponencialmente a partir de 2020.

(Se debe) desarrollar una base mayor de inversionistas, no es todavía suficiente, nos hace falta mucho camino ahí, de tal suerte que las OPIs de gran tamaño pudieran ser absorbidas en buena parte en el mercado local y generar una liquidez suficiente

indicó Allende Zubiri

De acuerdo con los últimos datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), el número de cuentas de inversión de las 35 casas de bolsa del país aumentó 33% en el segundo trimestre, respecto al periodo previo, para alcanzar un récord de 1.845 millones. No obstante, solo 2% de la Población Económicamente Activa (PEA) en México participa en bolsa.

Asimismo, en el mercado mexicano cinco emisoras tienen en conjunto un peso de más de 50%, a pesar de que en la BMV cotizan 145 emisoras. Se trata de Walmart de México y Centroamérica (Walmex), Grupo Financiero Banorte, Femsa y Grupo México.

Otras empresas como Homex, TV Azteca o Aeroméxico, por mencionar algunas, tienen poco volumen de operación, por lo que los movimientos en sus precios son más abruptos y resultan menos atractivos para los inversionistas.

Más emisión de deuda

Ante la falta de OPIs, las empresas mexicanas han optado por levantar capital en bolsa a través de la emisión de deuda, para financiar los diferentes proyectos que tienen.

En cuanto a la deuda de corto plazo, de enero a noviembre de 2021 se colocaron 1,024 emisiones por un importe de 158,054 millones de pesos, principalmente del sector automotriz y financiero. Para el mes de diciembre se estiman 90 emisiones por 14,370 millones de pesos.

Durante el mismo lapso se colocaron 53 emisiones de largo plazo por un importe de 111,874 millones de pesos, entre las que destacan las de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Santander y FOVISSSTE, por 10,000 millones de pesos cada una, además CETELEM, por 7,500 millones.

Entre las emisiones preparadas para este mes se encuentran: Gmfin, Fin Útil, Bepensa Bebidas, Molymet, CFE, Banco Actinver y Serfimex Capital, con un total aproximado de 21,500 millones de pesos.

No te pierdas: Afores dan apertura a financiamiento más accesible en la BMV