Bitcoin perspectivas

13 de mayo 2020 | 5:00 am

Bitcoin, la criptomoneda más popular del mercado ha sorteado la volatilidad financiera y, a diferencia de las acciones, acumula un rendimiento de doble dígito en lo que va del año, aunque aún tiene una importante barrera que superar.

El bitcoin registra una ganancia de 23.61% en el año. El precio de la criptomoneda ha pasado de 7,179.96 a 8,875 dólares por moneda, de acuerdo con datos del sitio CoinDesk.

En el otro extremo, los índices accionarios de Estados Unidos y México como el S&P 500, el Promedio Industrial Dow Jones y el S&P/BMV IPC han cedido 8.96, 16.73 y 13.96%, respectivamente. Sólo el NASDAQ Compuesto avanza 0.33% en lo que va de 2020.

Bitcoin puede enfrentar presión de corto plazo debido al halving del 11 de mayo, aunque de largo plazo, la perspectiva para la criptomoneda es positiva, de acuerdo con Edward Moya, analista de OANDA.

Cada cuatro años, aproximadamente, la recompensa para los mineros de bitcoin se reduce 50%; este año bajó a 6.25 bitcoins por bloque, a esto se le denomina halving. Un minero procesa y asegura que cada transacción sea legítima. 

Deberías leer: Bitcoin, el criptoactivo favorito de los ciberdelincuentes en México

“Ahora, los mineros tendrán menos incentivos para ‘extraer’ los bitcoins y se centrarán en monedas más rentables”, comentó Moya. Si bien, puede existir presión sobre el bitcoin de corto plazo, la historia dicta que el precio del criptoactivo tiende a subir después de un halving.

Las últimas ocasiones que la recompensa a los mineros bajó fue en noviembre 2012 y julio de 2016 y en ambos casos, el bitcoin tuvo alzas importantes 12 meses después. De noviembre de 2012 a noviembre de 2013, el precio se multiplicó 87 veces; de julio de 2016 a julio de 2017 el incremento fue de cuatro veces.

No obstante, las condiciones del mercado en 2020 distan de ser similares a años anteriores, debido a la pandemia del COVID-19 y la alta aversión al riesgo que genera entre inversionistas, sin embargo, el bitcoin tiene respaldo de inversionistas institucionales.

Los fondos de alto riesgo (hedge fund) duplicaron las criptomonedas que tenían bajo administración, en apenas 12 meses. De acuerdo con el estudio de PwC ‘2020 Crypto Hedge Fund’, los criptoactivos bajo administración de los hedge fund pasaron de 1,000 millones de dólares en 2018 a 2,000 millones de dólares a finales de 2019.

El interés institucional está creciendo en el momento adecuado, donde se está bombeando demasiado estímulo a la economía global y hace que disminuya la demanda de monedas respaldadas por un gobierno

comentó Moya.

Grayscale, gestor de activos digitales en Estados Unidos, es un ejemplo del respaldo de inversionistas institucionales en criptoactivos. El gestor reportó un ingreso récord de 503.7 millones de dólares en el primer trimestre de 2020, a pesar del impacto económico de la pandemia.

Grayscale tiene alrededor de 300,000 bitcoins bajo su administración, lo que equivale a 2,662 millones de dólares.

El mercado del bitcoin ha adquirido madurez y en las últimas jornadas ha conservado una calma singular, propia de un mercado tradicional, ya que los participantes le dan un menor peso a la especulación, de acuerdo con Cipactli Jiménez, cofundador de snowball.mx, un ecosistema de inversión.

Los analistas de OANDA no esperan que el bitcoin retroceda de forma sostenida, más allá de 8,000 dólares en las próximas sesiones. Para los próximos meses, la expectativa es que la criptomoneda supere los 10,000 dólares. Lo anterior, bajo el escenario de que no haya una segunda segunda ola de contagios de COVID-19 o ventas de pánico en el mercado.

Uno de los grandes obstáculos que enfrenta el bitcoin es que las personas hagan una adopción masiva del criptoactivo en su vida cotidiana. Si lo anterior no sucede, es poco probable que el precio del bitcoin se acerque a su máximo histórico de 19,167 dólares, de diciembre de 2017.

Para el largo plazo, sin una adopción masiva, podríamos considerar que el bitcoin siga estancado debajo de los 14,000 dólares por unidad

comentó Jiménez.