fbpx

22 de mayo 2019 | 1:58 pm

En medio del endurecimiento de la guerra comercial con Estados Unidos, el presidente de China, Xi Jinping, hizo un llamado a los ciudadanos a prepararse para los momentos difíciles, ya que la situación internacional es cada vez más compleja.

Durante un viaje de tres días esta semana a la provincia sureña de Jiangxi, una cuna de la revolución comunista de China, Xi instó a la gente a aprender las lecciones de las dificultades del pasado.

“Hoy, en la nueva Larga Marcha, debemos superar varios riesgos y desafíos importantes de nuestro país y del extranjero”, dijo la agencia estatal de noticias Xinhua parafraseando a Xi.

El mandatario hizo así referencia a la travesía de miembros del Partido Comunista -realizada entre 1934 y 1936 y conocida como ‘La Larga Marcha’- para huir de las fuerzas de la República Soviética de China, después de la cual se reagruparon y finalmente tomaron el poder en 1949.

El viaje de Xi a Jiangxi se produjo después de que las conversaciones entre Beijing y Washington se estancaran, con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, acusando a China de retirarse de un acuerdo que estaba tomando forma y diciendo que China renunció a un acuerdo para legislar varias reformas acordadas.

¿Guerra fría tecnológica?

Las dos mayores economías del mundo han elevado los aranceles a sus importaciones y las tensiones comerciales se acrecentaron luego de que Trump puso en una lista negra a Huawei, lo que le impide adquirir tecnología estadounidense.

Esa decisión, potencialmente devastadora para la compañía, podría ser apenas el comienzo. Trump está considerando incluir en la lista negra hasta cinco compañías de vigilancia chinas, entre ellas Hangzhou Hikvision Digital Technology y Zheijiang Dahua Technology, de acuerdo con personas familiarizadas con el tema.

Las restricciones serían similares a las impuestas la semana pasada en Huawei y reducirían drásticamente el acceso de las compañías al mercado estadounidense y a los proveedores estadounidenses.

De acuerdo con Bloomberg, el fundador multimillonario de Tencent, Pony Ma, comentó que China necesita seguir su propio camino tecnológico, ya que sin investigación fundamental, la industria tecnológica del país se construiría sobre arenas movedizas.

Ma hizo hincapié en cómo el gigante de los medios sociales que maneja había invertido en inteligencia artificial, computación cuántica y robótica en los últimos dos años.

“Dada la escalada de la disputa sobre ZTE y Huawei, Tencent ha estado prestando atención a si la guerra comercial se convertirá en una guerra tecnológica”, dijo Ma durante un discurso el martes.