31 de marzo 2020 | 4:07 pm

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su par estadounidense, Donald Trump, acordaron encargar a sus principales autoridades energéticas analizar el desplome de los mercados mundiales, como un intento por atajar la crisis petrolera.

Según informó el Kremlin el lunes, mientras el mandatario estadounidense calificó de “loca” la guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita.

El martes, el Kremlin dijo que los dos líderes acordaron celebrar más consultas sobre el mercado petrolero, aunque no fijaron una fecha para seguir con las conversaciones.

“Sin duda hay una comprensión de que la actual situación del mercado petrolero no está en el interés de nuestros países”, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

Arabia Saudita y Rusia se enfrascaron en una guerra de precios desde que sus negociaciones sobre un un recorte de producción para sostener cotizaciones propuesto por Arabia Saudita fracasaron a inicios de marzo.

Rusia rechaza limitar más su producción. En el marco de acuerdos entre la OPEP y otros diez países exportadores, a partir del miércoles, todo este grupo podrá extraer tanto crudo como quiera.

Covid-19 en medio de la crisis petrolera

Martijn Rats, de Morgan Stanley, anticipó por su parte un gran deterioro de la demanda con la drástica caída del transporte aéreo y por vía terrestre: prevé una caída de cinco millones de barriles diarios en 2020 frente a un millón que anticipaba el 16 de marzo abonando a la crisis petrolera.

Además, “datos preliminares indican que Arabia Saudita cumplió su amenaza e inunda el mercado de oro negro en momentos en que las refinerías alrededor del mundo limitan su operativa”, añadió.