fbpx

17 de mayo 2019 | 8:20 am

El gobierno de Donald Trump retrasará medio año los aranceles a la importación de autos y componentes provenientes del extranjero, informó la Casa Blanca este viernes.

Trump tenía plazo hasta el sábado para tomar una decisión sobre las recomendaciones del Departamento del Comercio respecto a la protección de la industria automotriz estadounidense por razones de seguridad nacional.

El proceso de negociación va a ser comandado por el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y si no se alcanza un acuerdo en 180 días, el presidente va a determinar si es necesario tomar acciones adicionales

dijo la Casa Blanca en un comunicado. 

Trump ha dicho en reiteradas ocasiones que el ingreso de vehículos importados a Estados Unidos debilita la economía y pone en riesgo la seguridad nacional.

Estados Unidos se encuentra en conversaciones con Japón y la Unión Europea y los expertos en comercio dicen que la administración estadounidense necesita más tiempo para buscar acuerdos antes de recurrir a los aranceles, lo que podría enfriar los esfuerzos para lograr un acuerdo, indica The Wall Street Journal.

General Motors, Volkswagen, Toyota y otras empresas del sector han advertido sobre los efectos perjudiciales de la imposición de aranceles de hasta 25%.

Funcionarios de Estados Unidos creían que no era el momento adecuado para aplicar los aranceles, dado que las negociaciones comerciales en China llevaban mucho tiempo, así como las conversaciones con Europa y Japón, según The New York Times.

Respecto a la relación comercial entre México y Estados Unidos, y su intercambio en la industria del acero y el aluminio, la secretaria de Economía Graciela Márquez dijo el martes que se estaba llegando a un acuerdo con EU para eliminar los aranceles en ese sector.

La versión sobre la postergación se da luego de que en días recientes Washington impuso aranceles por un valor de 200,000 millones a productos provenientes de China, a lo que el gigante asiático respondió con barreras a productos estadounidenses valuados en 60,000 millones de dólares.

Con información de Reuters y AFP