26 de noviembre 2021 | 9:53 am

En Pekín, China, se acaba de autorizar el uso comercial de los primeros taxis autónomos, que parecen automóviles normales -se detienen en la acera para recoger pasajeros pero no tienen conductor-.

Equipados con sensores en el techo, estos taxis sólo pueden transportar dos pasajeros a la vez y un humano siempre está sentado en la parte delantera, listo para tomar el volante en caso de imprevisto. 

Esta flota de 67 automóviles blancos solo está actualmente en servicio en Yizhuang, en los suburbios meridionales de la capital china, a unos 10 kilómetros del centro de la ciudad.

Es probable que pasen años antes de que los automóviles puedan circular sin intervención humana alguna, ya que la plena autonomía tropieza con considerables obstáculos técnicos y jurídicos. 

Lee también: Uber usará parte de la flota de autos eléctricos de Tesla que compró Hertz

Pero la luz verde concedida el jueves al gigante chino de internet Baidu y a la empresa emergente Pony.ai, que cuenta como accionista al fabricante de automóviles Toyota, ya es en sí un avance significativo.

La reserva del taxi sin conductor se realiza a través de un teléfono celular. Con la ayuda de una aplicación, los pasajeros indican el trayecto que desean realizar. 

Los pasajeros que utilizan estos coches llamados “Apollo Go” pueden ser recuperados y transportados desde o hacia 600 puntos fijos.

El precio de un viaje de seis kilómetros durante el período de prueba actual es de 2 yuanes (menos de 31 centavos de dólar), contra 38 yuanes (6 dólares) aproximadamente en un taxi clásico.