Rusia COVID-19

16 de julio 2020 | 11:55 am

Advertisement

Hackers apoyados por el gobierno de Rusia están tratando de robar investigaciones de instituciones académicas y farmacéuticas alrededor del mundo sobre la vacuna de COVID-19 y posible tratamiento, dijo el jueves el Centro Nacional de Ciberseguridad de Reino Unido (NCSC).

Una declaración conjunta de Reino Unido, Estados Unidos y Canadá atribuyó los ataques al grupo APT29, también conocido como ‘Cozy Bear’, el cual, sospechan, podría ser parte de los servicios de inteligencia rusos.

“Condenamos estos viles ataques contra aquellos que están haciendo un trabajo vital para combatir la pandemia de coronavirus”, dijo el director de operaciones del NCSC, Paul Chichester.

La agencia de noticias rusa RIA citó al portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, quien rechazó las acusaciones de Londres y dijo que no estaban respaldadas por evidencia real.

El NCSC dijo que los ataques del grupo continúan, y usan una variedad de técnicas, incluyendo phishing y malware.

“Es probable que APT29 continúe atacando organizaciones relacionadas a la investigación y desarrollo de una vacuna de COVID-19, mientras buscan responder preguntas adicionales de inteligencia relacionada con la pandemia”, dijo el NCSC en su comunicado.

Autoridades canadienses dijeron que los ataques están mermando los esfuerzos de respuesta y que los riesgos a las organizaciones de salud son elevados. El centro de amenazas cibernéticas de aquel país instruyó a las instituciones para que tomaran acciones para protegerse de los ataques.

Reino Unido y Estados Unidos dijeron en mayo que redes de hackers estaban atacando organizaciones nacionales e internacionales respondiendo a la pandemia. Estos ataques no habían sido conectados con el estado ruso previamente.

Cozy Bear, el grupo vinculado al gobierno ruso, es el sospechoso principal del hackeo que sufrió el partido demócrata de Estados Unidos antes de la elección de 2016.

En un anuncio separado, Reino Unido también acusó a “actores rusos” de tratar de interferir en su elección de 2019 mediante intentos de filtrar documentos en línea. El ministro del exterior ruso dijo que estas acusaciones eran “confusas y contradictorias”.

Se espera que Reino Unido publique su reporte sobre influencia rusa en la política británica la próxima semana, aunque este ya ha sufrido retrasos en el pasado.

El ministro del exterior británico, Dominic Raab, dijo que era “completamente inaceptable que la inteligencia rusa ataque labores referentes a la pandemia.

“Mientras otros persiguen sus intereses egoístas con comportamiento desconsiderado, el Reino Unido y sus aliados continúan con la ardua labor de encontrar una vacuna y proteger la salud global”, dijo en un comunicado.

También afirmó que Reino Unido trabajará con sus aliados para que los perpetradores enfrenten la justicia.

Advertisement