gas-rusia-polonia

27 de abril 2022 | 11:22 am

Advertisement

Rusia detuvo el miércoles el suministro de gas a Bulgaria y Polonia por rechazar su demanda de pago en rublos, apuntando directamente a las economías europeas en su represalia más dura hasta el momento contra las sanciones internacionales por la invasión a Ucrania.

El paso fue denunciado por los líderes europeos como un “chantaje” y se produce cuando los países europeos se unieron a Estados Unidos para aumentar los envíos de armas para ayudar a Ucrania a defenderse de un nuevo asalto ruso en el este.

Ucrania informó el miércoles que las tropas rusas habían logrado avances en varias aldeas allí. Rusia informó una serie de explosiones en su lado de la frontera y un incendio en un depósito de armas. Kiev llamó a las explosiones “karma”.

A pesar del colapso de los lazos entre Rusia y Occidente, Moscú y Washington llevaron a cabo un intercambio de prisioneros. Estados Unidos liberó al piloto ruso Konstantin Yaroshenko, encarcelado por tráfico de drogas, mientras Rusia liberó al exmarine estadounidense Trevor Reed, acusado de pelear con la policía. 

Moscú dice que el corte de gas es para hacer cumplir su demanda de pago en rublos, lo que ayudaría a suavizar el efecto de las sanciones en su economía. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que Rusia era un proveedor de energía confiable y negó que estuviera involucrada en chantajes.

Gazprom, el monopolio ruso de exportación de gas, dijo que había “suspendido por completo el suministro de gas” a las compañías de Polonia y Bulgaria “debido a la ausencia de pagos en rublos”.

El presidente polaco, Andrzej Duda, dijo que la medida violaba “principios legales básicos”. El ministro de Energía de Bulgaria, Alexander Nikolov, dijo que el gas se estaba utilizando como un “arma política y económica”.

Leer más: Banco central de Rusia advierte que economía se hundirá en el 2T22

Rusia pide pago de gas en rublos

El presidente ruso, Vladimir Putin, emitió un decreto el mes pasado ordenando a Gazprom que corte a los compradores de países “antipáticos” que no paguen en rublos. La Unión Europea dice que los contratos estipulan el pago en euros.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, calificó el corte como “otro intento más de Rusia de utilizar el gas como instrumento de chantaje”.

Polonia y Bulgaria son antiguos satélites de la era soviética de Moscú que desde entonces se han unido a la UE y la OTAN. Polonia ha sido uno de los oponentes más vocales del Kremlin durante la invasión.

Bulgaria ha tenido durante mucho tiempo relaciones más cálidas con Rusia, pero el primer ministro Kirill Petkov, un activista anticorrupción que asumió el cargo el año pasado, denunció la invasión de Ucrania. 

El corte se produce cuando el clima se vuelve más cálido y la necesidad de calefacción de gas disminuye, por lo que es poco probable que provoque cortes de suministro inmediatos para los consumidores

Polonia dice que tiene suficiente gas almacenado y Bulgaria, un consumidor comparativamente pequeño, está buscando suministros alternativos de Grecia y Turquía.

A diferencia de muchos vecinos europeos, los dos países utilizan principalmente carbón en lugar de gas para generar energía. Las empresas con operaciones de fabricación en ambos países dijeron que aún no anticipaban problemas.

Pero si el corte dura muchos meses o se extiende a otros países, podría causar estragos en un continente que depende del abundante y barato gas ruso para calentar hogares, alimentar fábricas y generar electricidad.

Así llega el gas ruso a Polonia y Bulgaria 

Las exportaciones de energía de Rusia habían continuado hasta ahora en gran medida sin obstáculos desde que comenzó la invasión, la principal laguna en las sanciones que de otro modo aislaron a Moscú de gran parte de su comercio mundial.

Polonia recibe su gas ruso a través del gasoducto Yamal-Europa desde los enormes yacimientos de gas de Rusia en el extremo norte del Ártico, que continúa hacia el oeste para abastecer a Alemania y otros países europeos. Bulgaria se abastece a través de tuberías que atraviesan Turquía.

Los suministros de Gazprom cubren aproximadamente la mitad del consumo de Polonia y el 90% del de Bulgaria.

Kiev ha pedido durante mucho tiempo a Europa que deje de financiar el esfuerzo bélico de Moscú al detener las importaciones que aportan a Rusia cientos de millones de dólares al día. 

Alemania, el mayor comprador de energía rusa, ha dicho que espera dejar de importar petróleo ruso en unos días, pero abandonar el gas ruso es un desafío mucho mayor.

Desde que la fuerza de invasión rusa fue rechazada en las afueras de Kiev el mes pasado, Moscú ha vuelto a centrar su operación en el este de Ucrania, iniciando una nueva ofensiva desde varias direcciones para capturar por completo dos provincias conocidas como Donbas.

Rusia avanza en el este de Ucrania 

El estado mayor de Ucrania reconoció que Rusia había logrado avances en el este, capturando la ciudad de Zavody y algunas afueras de la ciudad de Velyka Komyshuvakha en un frente, y los asentamientos de Zarichne y Novoshtokivske en la región de Donetsk.

Las explosiones se escucharon temprano el miércoles en tres provincias rusas fronterizas con Ucrania, dijeron las autoridades, y un depósito de municiones en la provincia de Belgorod se incendió.

Rusia acusó este mes a Ucrania de atacar un depósito de combustible en Belgorod con helicópteros y abrir fuego contra varias aldeas de la provincia. También estalló un gran incendio esta semana en un depósito de combustible en las cercanías de Bryansk.

Kiev no ha confirmado la responsabilidad por tales incidentes, pero los describió como una venganza. “El karma es algo cruel”, escribió en las redes sociales el asesor presidencial ucraniano Mikhaylo Podolyak.

Un ayudante del alcalde de la ciudad portuaria en ruinas de Mariupol dijo que las fuerzas rusas habían renovado sus ataques contra la planta siderúrgica de Azovstal, donde se refugian combatientes y algunos civiles. 

Leer más: Exxon Mobil concretaría salida de Rusia en junio; Putin pierde interés de acuerdo de paz con Ucrania

Conflicto se extendería a Moldavia 

La preocupación ha aumentado en los últimos días por la perspectiva de que el conflicto se extienda a la vecina Moldavia, donde los separatistas prorrusos han culpado a Ucrania por los ataques denunciados esta semana en su región, ocupada desde la década de 1990 por tropas rusas.

Además, las autoridades de Transdniestria dijeron que hubo disparos a través de la frontera con Ucrania el miércoles. Kiev califica tales acusaciones de provocación y el gobierno prooccidental de Moldavia acusa a los separatistas de intentar provocar un conflicto.

La invasión de Ucrania ha dejado miles de muertos o heridos, ha reducido a escombros pueblos y ciudades y ha obligado a más de 5 millones de personas a huir al extranjero. 

Moscú lo llama una “operación especial” para desarmar a Ucrania; Kiev y sus aliados llaman a la invasión un acto de agresión no provocado.

Con información de Reuters.