9 de junio 2021 | 3:28 pm

El plan de Joe Biden para reformar el sistema tributario internacional enfrentará un difícil paso por el Congreso de los Estados Unidos, ya que los republicanos amenazan con rechazar un posible acuerdo en el Senado, donde se necesita una mayoría de dos terceras partes para su aprobación.

Los esfuerzos de la administración de Biden para salir de un estancamiento diplomático sobre cómo se gravan los impuestos a las empresas globales, se vieron recompensados ​​durante el fin de semana cuando el G7 respaldó una tasa mínima global de al menos el 15%.

Allí, se pactó que los países deberían tener derecho a gravar una parte de los beneficios de las mayores empresas del mundo allí donde se generen, reveló Financial Times.

EU, con freno

Pero aprobar cambios en los tratados tributarios internacionales requeriría el apoyo de dos terceras partes en el Senado de 100 escaños, lo que plantea un problema para la administración Biden mientras las naciones del G7 buscan un acuerdo más amplio que se está negociando en la OCDE.

El Senado está dividido equitativamente entre demócratas y republicanos.

Los legisladores republicanos de alto nivel se han alineado para criticar el incipiente acuerdo multilateral, acusando a Biden de dañar la competitividad de Estados Unidos, ceder derechos impositivos a otros países y no resolver una larga batalla sobre los impuestos digitales.

Posturas en contra

Pat Toomey, el senador republicano de Pensilvania, calificó el impuesto mínimo global como ‘una locura’.

“Ciertamente, el hecho de que tuvieran que tratar de persuadir a todos estos otros países para asegurarse de que subieran sus impuestos es una confesión del daño que le estamos haciendo a nuestro propio país”, dijo Toomey en rueda de prensa en Capitol Hill.

Por su parte, el senador John Barrasso de Wyoming calificó el acuerdo como ‘incorrecto’ para Estados Unidos.

“Este impuesto será anticompetitivo, anti-estadounidense y perjudicial para nosotros mientras intentamos seguir haciendo crecer la economía en un momento en que estamos saliendo de una pandemia”, dijo.

La discordia

La discordia también se está gestando sobre el futuro de los impuestos a los servicios digitales en países como el Reino Unido , Italia y Francia, que están diseñados para garantizar que algunas de las empresas más grandes del mundo.

Esto incluye a gigantes tecnológicos estadounidenses como Facebook, Apple y Google, para que paguen más impuestos en países donde tienen una pequeña presencia física.

La nueva propuesta de Estados Unidos busca sustituir los impuestos digitales por una fórmula en la que las empresas más grandes y rentables del mundo estén sujetas a nuevas reglas, independientemente de su sector y en función de sus niveles de ingresos y márgenes de utilidad.

Si bien los legisladores en el Capitolio se han unido para oponerse a los impuestos digitales sobre las empresas estadounidenses, los republicanos insinúan que pueden argumentar que gravar a las grandes empresas de manera más amplia sigue siendo un objetivo injusto de las multinacionales estadounidenses.

Toomey calificó la propuesta de Estados Unidos como “un impuesto a los servicios digitales con un nombre diferente, de alcance más amplio”.

Exigencias al Tesoro de EU

La semana pasada, Mike Crapo, el principal republicano del comité de finanzas del Senado cuestionó qué obtendría Estados Unidos a cambio de ceder los derechos fiscales de las empresas estadounidenses a países extranjeros.

Asimismo, exigió un compromiso del Tesoro de que los países derogarían sus impuestos digitales una vez que se llegara a un acuerdo de la OCDE.

Francia, Italia y el Reino Unido se han negado a abolir sus impuestos digitales hasta que Estados Unidos haya aprobado la legislación necesaria.

Janet Yellen, secretaria del Tesoro de Estados Unidos, se movió para abordar las preocupaciones de los legisladores republicanos.

En una carta a Crapo, Yellen respondió que los objetivos de ambas partes en ese asunto están alineados, pues están totalmente de acuerdo en que cualquier acuerdo fiscal internacional alcanzado en la OCDE no debe dañar a las empresas y trabajadores estadounidenses, ni socavar la soberanía fiscal de Estados Unidos.

En la misiva, vista por el Financial Times, Yellen aseguró al senador que “las corporaciones multinacionales de todo el mundo” serían golpeadas por los planes del llamado ‘pilar uno’ de gravar a las empresas en los países donde realizan ventas.