tanque iraní venezuela

3 de abril 2020 | 5:14 pm

La Unión Europea estimó este viernes que el plan de Estados Unidos sobre un gobierno de transición en Venezuela, sin el mandatario Nicolás Maduro ni el opositor Juan Guaidó, “va en la línea” de una solución pacífica promovida por el bloque.

 La propuesta estadounidense va en la línea de la UE de proponer una salida pacífica a la crisis a través de una vía negociada hacia un gobierno democrático, lo cual es ahora más necesario que nunca

Josep Borrell, jefe de la diplomacia europea

Frente a la pandemia del coronavirus, que amenaza con propagarse dentro y desde Venezuela, y la caída de los precios del petróleo, Washington cambió su táctica para propiciar la salida de Maduro, cuya reelección en 2018 considera fraudulenta.

Washington apoyaba los esfuerzos de Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (Parlamento) electa en 2015, y a quien desde enero de 2019 reconoce como presidente interino junto a casi 60 países, por sacar del poder a Maduro y celebrar nuevos comicios.

Pero el martes, el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, presentó un “marco para una transición democrática pacífica” en Venezuela, por el cual tanto Maduro como Guaidó se harían a un lado, a cambio de levantar sanciones gradualmente.

Las reacciones a un posible proceso de transición

  • Los europeos exhortan a los políticos del país latinoamericano a iniciar un proceso de negociación representativo.
  • El Grupo de Lima también expresó la víspera su apoyo a la propuesta estadounidense, al estimar que busca “garantizar el retorno a la democracia en Venezuela mediante la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias libres”.
  • El gobierno venezolano emitió el viernes un comunicado de rechazo al pronunciamiento europeo “que hoy manifiesta su respaldo al enfoque de Washington de levantar las sanciones ilegales contra Venezuela, si y solo si se cumple su voluntad y se concreta su prolongado plan de golpe de Estado”.
  • Juan Guaidó respaldó la propuesta, similar a una planteada por la oposición en fallidas conversaciones mediadas por Noruega en septiembre, pero el gobierno de Maduro rechazó de plano un “gobierno de transición inconstitucional”.