4 de octubre 2022 | 5:00 am

Advertisement

 

Nota del Editor: esta nota se publicó por primera vez el 4 de octubre a las 5:00 am y se actualizó con los últimos resultados de la votación presidencial

Luz Inacio Lula da Silva será otra vez presidente de Brasil tras vencer a Jair Bolsonaro en la elección de la segunda vuelta, de acuerdo con la máxima autoridad electoral del país sudamericano.

Con 99.9% de las mesas escrutadas, Lula tenía un 50.9% de los votos, frente al 49.10% de Bolsonaro. Con ello, se abre una amplia posibilidad de que México fortalezca su relación comercial con Brasil, pues existe cierta simpatía entre el nuevo presidente brasileño con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Brasil es la economía más grande de la región con una aportación de 31.2% del Producto Interno Bruto (PIB) de la zona.

Le sigue México en segundo lugar con una contribución de 25.2% del PIB regional, es decir, entre ambos países suman más de la mitad de la economía de América Latina y el Caribe, cuya unión significaría dominio.

 

PIB AL

No dejar de leer: Autos eléctricos, con gran demanda pero poca producción en América del Norte

El tamaño de ambas economías podría resultar en un binomio que domine la región en materia de comercio exterior, asumiendo que actualmente Brasil es el principal socio en Latinoamérica.

Principal socio regional

Durante los primeros siete meses del 2022, México exportó a Brasil 2,439 millones de dólares, el mayor monto en América Latina y el Caribe, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Te puede interesar: Pemex procesa más crudo en julio y las exportaciones suben ligeramente

Mientras en importaciones, es decir, lo que México le compró a Brasil, el monto ascendió a 6,709 millones de dólares, la mayor cifra registrada en la región.

Lo anterior demuestra que el territorio mexicano mantiene un déficit comercial con la nación brasileña.

Simpatía política

Lula y López Obrador comparten una política social en pro de los más desprotegidos, además de apostar por grandes obras públicas que detonen el empleo y la inversión.

Esta simpatía por políticas públicas sociales, como el aumento al salario mínimo, puede ser un aliciente para denotar el comercio exterior.

El que se perfila como nuevo presidente de Brasil pretende colocar al territorio amazónico en el ojo del mundo, mediante la ampliación de acuerdos comerciales internacionales y retomando la “hermandad” con América Latina y África.

Durante campaña, Lula aseveró que viajará por el mundo para restablecer la relación de Brasil con Europa, Sudamérica, Asia, África y Estados Unidos.

Gusto por automóviles

México lo que principalmente importa de Brasil son productos intermedios de hierro o acero sin alear, productos de la industria siderúrgica, automóviles y maíz amarillo.


Por su parte, los productos más importantes que exporta el territorio mexicano a Brasil son automóviles y cajas de velocidades automáticas.

Estos productos representan un área de oportunidad para que las economías más grandes de la región incrementen su intercambio comercial

La integración latinoamericana data de 1980, año en que el Senado aprobó el Tratado de Montevideo, cuyo principal fin es establecer a largo plazo y en forma gradual un mercado común, para lo cual se instituyó la Asociación Latinoamericana de Integración.

En el marco del Tratado de Montevideo, México y Brasil suscribieron en el 2002 el Acuerdo de Complementación Económica 53, único acuerdo entre ambas naciones y el cual corresponde a la preferencia arancelaria otorgada por el territorio brasileño al ácido tereftálico y sus sales.

Advertisement