mcdonalds-rusia-operadores

19 de mayo 2022 | 10:21 am

McDonald’s está vendiendo su negocio en Rusia a su licenciatario actual Alexander Govor y los restaurantes operarían bajo una nueva marca, poniendo fin a más de tres décadas de presencia en el país tras la invasión de Ucrania.

La cadena de hamburguesas más grande del mundo posee alrededor del 84% de sus casi 850 restaurantes en Rusia y se convirtió en una de las marcas globales más grandes en salir del país a principios de esta semana, aunque dijo que mantendría su marca registrada.

Alexander Govor, que dirige la operación de la franquicia a través de su firma GiD, ha sido licenciatario de McDonald’s desde 2015 y ayudó a la cadena de hamburguesas a expandirse a la remota Siberia, donde opera 25 restaurantes.

Acuerdo entre McDonald’s y GiD

McDonald’s y GiD se negaron a revelar los términos financieros del acuerdo. La cadena de hamburguesas había dicho que tomaría un cargo no en efectivo de hasta 1,400 millones de dólares luego de una venta.

El acuerdo con Govor prevé que los empleados sean retenidos durante al menos dos años en términos equivalentes, dijo McDonald’s el jueves.

Pagaría los salarios de los empleados corporativos en 45 regiones del país hasta el cierre de la venta, que se espera para las próximas semanas.

El ministro de Industria y Comercio de Rusia, Denis Manturov, dijo que el acuerdo fue el resultado de un proceso de negociación “largo y difícil” y que el gobierno brindaría a Govor toda la asistencia para establecer operaciones.

Adiós a la marca de comida rápida 

Un informe de los medios locales dijo que uno de los operadores de franquicias más grandes de la cadena de comida rápida de EU en Rusia, SPP, era un comprador potencial. Su propietario, Kairat Boranbayev, dirige una franquicia de McDonald’s en Kazajstán y Bielorrusia.

McDonald’s había decidido en marzo cerrar sus restaurantes en el país, incluida la icónica ubicación de Pushkin Square en el centro de Moscú, un símbolo del floreciente capitalismo estadounidense en las brasas agonizantes de la Unión Soviética.

Varias otras marcas occidentales, incluidas Imperial Brands y Shell, también acordaron vender sus activos rusos o entregarlos a gerentes locales.