fbpx
Theresa May

Reuters

8 de marzo 2019 | 10:40 am

La primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, instó a la Unión Europea a dar ‘solo un empujón más’ para romper un punto muerto en el Brexit antes de que intente que el parlamento respalde su acuerdo la próxima semana.

Los legisladores deben votar el plan del Brexit propuesto mayo por segunda vez el próximo martes, dos meses después de rechazarlo y menos de tres semanas antes de que Gran Bretaña salga del bloque.

Hasta el momento, hay pocas señales de que May haya obtenido las concesiones de Bruselas que, según ella, revertirían su anterior derrota.

“Se necesita solo un impulso más para abordar las preocupaciones específicas finales de nuestro parlamento”, aseguró May en un discurso en Grimsby, una ciudad portuaria en el norte de Inglaterra donde 70% de los votantes respaldó la decisión de abandonar la UE en el referéndum de 2016.

“Así que no nos detengamos. Hagamos lo que sea necesario para que los miembros del parlamento respalden el acuerdo el martes”, pidió.

“Nadie sabe qué pasará” si es rechazado, advirtió May.

Londres y Bruselas están en desacuerdo con la llamada salvaguarda de Irlanda del Norte, que busca evitar el retorno de los controles físicos de la frontera con Irlanda, la única frontera terrestre entre el Reino Unido y el bloque.

Bajo la presión de muchos legisladores en su propio partido conservador, May quiere garantías jurídicamente vinculantes de la UE de que Gran Bretaña no quedará atrapada permanentemente con dicha salvaguarda, lo que mantendría a Gran Bretaña en una unión aduanera con el bloque.

Un problema de su propia creación

Muchos líderes empresariales están alarmados ante la perspectiva de abandonar el mercado único del bloque, que respalda muchas de sus operaciones, sin acuerdos de transición para suavizar el impacto.

El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, afirmó que los británicos, no la UE, tenían que comprometerse y la decisión de abandonar el bloque había sido “un problema de su propia creación”.

Diplomáticos de la UE, respondiendo a los extractos del discurso de mayo publicado durante la noche, dijeron que se estaba preparando para culpar al bloque por una nueva derrota de su plan.

“Estamos esperando un juego de culpas después de que ella pierda el segundo ‘voto significativo’ la próxima semana, así que parece que ya está preparando el terreno para esto”, explicó uno de los diplomáticos.

May ha dicho que, si su plan es derrotado el martes, los legisladores podrán votar el miércoles y el jueves sobre si quieren dejar el bloque sin un acuerdo o pedir una breve demora al Brexit.

Su principal abogado regresó con las manos vacías de las negociaciones con la UE esta semana y la UE le dijo a Gran Bretaña que replantee su propuesta de respaldo irlandés para el viernes.

Nunca podemos salir

May también usó su discurso para advertir a los legisladores conservadores pro-Brexit que rechazar su plan la próxima semana demoraría el Brexit, posiblemente empujando a Gran Bretaña a una unión aduanera con la UE o conduciendo a la reversión de Brexit en otro referéndum.

“Nunca podremos irnos en absoluto”, agregó. “La única certeza sería la incertidumbre en curso”.

May planeaba hablar con los líderes de la UE por teléfono durante el fin de semana, pero no tiene planes de viajar a Bruselas, dijo su portavoz. Un portavoz de la Comisión Europea detalló que se estaba realizando un “trabajo intensivo” entre Londres y Bruselas.

El fiscal general Geoffrey Cox no debía regresar a Bruselas el viernes, pero él u otro miembro del gobierno podrían viajar el sábado o el domingo si las conversaciones entre los funcionarios subalternos avanzan.

El ministro de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, comentó que se habían logrado algunos avances en los últimos días y que el acuerdo era “totalmente posible” a tiempo para la votación: “Queremos seguir siendo los mejores amigos de la UE; eso significa lograr que se llegue a este acuerdo de una manera que no inyecte veneno en nuestras relaciones durante muchos años por venir “.