8 de mayo 2019 | 10:10 am

Irán anunció este miércoles que dejará de cumplir algunos de sus compromisos contenidos en el acuerdo internacional sobre su programa nuclear de 2015, en respuesta a la salida de Estados Unidos del pacto hace un año y el restablecimiento de sanciones a las ventas de petróleo.

El presidente iraní Hassan Rohani afirmó que a partir del miércoles 8 de mayo, su país dejará de vender uranio enriquecido ni el excedente de agua pesada, dos de las medidas fundamentales que buscaban evitar que el país tenga los elementos para construir una bomba atómica.

Tras la violación de Estados Unidos, Irán renunciará a dos acciones que realizaba hasta hoy (…) nuestra producción de uranio enriquecido alcanzaba los 300 kilos y lo vendíamos a dos países. Hoy lo suspendemos y también dejamos de vender agua pesada

dijo Rohaní, de acuerdo con la agencia iraní IRNA.

Ultimátum de 60 días

Teherán amenazó con reanudar el enriquecimiento de uranio a niveles más altos y reconstruir una instalación nuclear cerrada si Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania, los otros países que firmaron el acuerdo, no encuentran una solución en un plazo de 60 días para aliviar los efectos de las sanciones estadounidenses contra Irán, en particular en los sectores petrolero y bancario.

Estas medidas son conformes al acuerdo de Viena 2015 que permiten a las partes suspender parcial o totalmente algunos de sus compromiso en caso de incumplimiento de otra de las partes

dijo el presidente de Irán Hassan Rohani.

La decisión de Irán busca presionar a los otros países integrantes del acuerdo sin provocar una reacción mayor de EU con una violación directa, pero los pone en una posición imposible, pues deben elegir entre su aliado más importante y un pacto nuclear que consideran fundamental para su seguridad.

Aunque Europa ha prometido en reiteradas ocasiones ayudar a Terán a reducir el impacto de las sanciones estadounidenses, no ha cumplido, pues es prácticamente imposible convencer a empresas y bancos a que desafíen las medidas de EU, lo que les conllevaría miles de millones en multas y pérdidas de negocios.

Pero sin el acuerdo nuclear y sus beneficios económicos, Irán no puede ayudar a proteger la seguridad de las fronteras europeas, detener a migrantes o traficantes de drogas ni alojar a los millones de refugiados actualmente en el territorio, advirtió Rouhani.

Reacciones de países miembros del acuerdo

La decisión de Irán fue notificada esta mañana a los embajadores de Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania.

El Kremlin acusó a Washington de provocar la decisión de Irán, de acuerdo con su portavoz Dmitry Peskov, recordando que el presidente ruso Vladimir Putin previó las consecuencias de ñas medidas no pensadas de Washington.

Según Peskov, Rusia permancerá comprometida con el acuerdo nuclear iraní.

China indicó que la implementación del pacto debe continuar y pidió a todas las partes a evitar una escalada en las tensiones.

El Reino Unido consideró como un paso inoportuno la decisión de Irán.

“Instamos a Irán a que no adopte nuevas medidas de escalada y a que cumpla sus compromisos”, afirmó el secretario de Estado de Relaciones Exteriores Mark Field ante la Cámara de los Comunes.

Alemania exhortó a Irán a respetar la totalidad del acuerdo nuclear con las países miembros.

“Nosotros, los europeos, los alemanes brindaremos nuestra contribución y esperamos que Irán aplique (el acuerdo) en su totalidad”, declaró el portavoz del gobierno alemán Steffen Seibert.

Con información de AFP y Reuters