Rusia Irán China elección

7 de agosto 2020 | 5:37 pm

El oficial de contrainteligencia de más alto rango en Estados Unidos advirtió este viernes que Rusia, China e Irán buscan interferir en la elección presidencial de este año, y Rusia ya está intentando afectar al candidato demócrata Joe Biden.

En una inusual declaración pública, William Evanina, director del Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad, dijo que esos tres países están utilizando desinformación en línea y otros métodos para tratar de influir en los votantes, generar descontento y socavar “la confianza de los votantes estadounidenses en el proceso democrático”.

Los adversarios podrían intentar también interferir con el sistema electoral de Estados Unidos, saboteando el proceso de voto, robando datos de la elección o cuestionando la validez de los resultados.

“Sería difícil para nuestros adversarios interferir o manipular resultados de votos en una gran escala”, insistió Evanina.

Múltiples revisiones de agencias de inteligencia de Estados Unidos concluyeron que Rusia actuó para impulsar la campaña del ahora presidente Donald Trump en 2016, y afectar a su rival Hillary Clinton. Trump ha resentido las acusaciones durante su mandato, mientras que Rusia las ha negado.

Evanina advirtió este viernes que Rusia ya está atacando al exvicepresidente Biden, y lo que él consideró el “bloque anti-Rusia en Estados Unidos”.

Evanina dijo también que Andriy Derkach, un político ucraniano pro-Rusia, ha estado “expandiendo acusaciones sobre corrupción”, incluyendo presuntas filtraciones de llamadas telefónicas para afectar la campaña de Biden. Los partidarios de Trump en el Senado de Estados Unidos han lanzado investigaciones cuestionando la participación del hijo de Biden en supuestos negocios en Ucrania.

Evanina dijo que “actores vinculados con el Kremlin” también están tratando de “impulsar la campaña de Trump mediante redes sociales y televisión rusa”.

El oficial dijo que la agencia ha revelado que China preferiría que Trump no ganara la reelección, debido a que Pekín lo considera demasiado impredecible.

China también ha expandido sus esfuerzos para influenciar la política estadounidense de cara a las elecciones de noviembre, sobre todo apuntando a políticos percibidos como anti-China y entes críticos del país asiático.

Evanina dijo que es probable que Irán use tácticas digitales como la propagación de desinformación para desacreditar instituciones estadounidenses y al propio presidente Trump, para generar descontento entre los votantes de Estados Unidos.

Los líderes del comité de inteligencia del senado, el republicano Marco Rubio y el demócrata Mark Warner, agradecieron a Evanina sus advertencias, y agregaron que todos los estadounidenses “deberían esforzarse por prevenir que actores externos sean capaces de interferir en las elecciones, influir en las políticas o afectar la confianza en las instituciones democráticas de Estados Unidos”.

Este será un año inusual para los votantes de Estados Unidos. Se espera que la pandemia de coronavirus resulte en más votantes a distancia de lo normal, lo que podría representar un retraso en la entrega de resultados.

Trump ha estado atacando la idea de votar por correo, y ha dicho que es probable que exista un fraude con este método, a pesar de investigaciones que apuntan lo contrario.