Donald Trump

5 de febrero 2020 | 3:20 pm

Nota del editor: Esta nota se publicó por primera vez el 21 de enero 

El histórico juicio político contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que comenzó el 21 de enero con pugnas sobre las reglas del proceso, está a punto de terminar y todo indica que será absuelto de los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso. 

Día 13

Después de una pausa de un día, debido al discurso del Estado de la Unión, el Senado votó este miércoles para absolver al presidente Donald Trump de los cargos de abuso de poder y de obstrucción al Congreso.

Respecto al abuso de poder, 48 legisladores votaron por declararlo culpable y 52 en contra.

Aunque algunos republicanos consideraron que Trump se equivocó al condicionar la entrega de ayuda a Ucrania para presionar a que ese país investigara a Joe Biden y a su hijo, opinaron que no era suficiente para removerlo del cargo.

Solo Mitt Romney se alejó de la línea del partido y votó para condenar a Trump por abuso de poder.

En cuanto a la obstrucción al Congreso, 47 senadores votaron a favor de condenar al mandatario y 53 en contra.

Día 11

Los abogados que defienden al presidente Donald Trump cerraron sus argumentos este lunes  y calificaron el caso en su contra como imprudente y sin fundamento, al inicio de una semana en la que es casi seguro que el mandatario será absuelto.

El consejero de la Casa Blanca, Pat Cipollone, denunció que el juicio impulsado por los demócratas es un proceso partidista y señaló que Trump está ansioso de ir a las urnas para las elecciones de noviembre.

Los fiscales demócratas lanzaron un fuerte ataque y lo acusaron de ser un persona sin sentido ético que debe ser destituida para proteger la democracia estadounidense.

El congresista Adam Schiff cerró los argumentos finales de los siete legisladores de la Cámara de Representantes que procesaron a Trump.

“Hemos probado que Donald Trump es culpable. Ahora hagan justicia imparcial y condénenlo”, dijo Schiff al Senado, controlado por los republicanos y que debe votar el miércoles sobre si absolver o destituir a Trump de su cargo. 

La Constitución requiere una mayoría de dos tercios (67 votos) para destituir a un presidente y los 53 senadores republicanos no han mostrado intenciones por votar en contra del presidente. 

El mensaje de Trump

Este martes, el presidente republicano pronunciará el discurso del Estado de la Unión en el Congreso.

Trump recorrerá las pocas cuadras que separan la Casa Blanca del Capitolio en momentos en que la división y la crispación marcan un nivel que no se había visto en décadas y que es posible que se agudice a medida que se acercan las elecciones.

Aunque, por lo general, Trump ha sido más mesurado de lo habitual en pasados discursos frente al Congreso, altos funcionarios de Washington afirman no saber qué esperar del mandatario.

El mandatario esperaba haber sido absuelto en el juicio político antes de esta noche, lo que le permitiría usar su mensaje como una celebración de su triunfo, explica el New York Times, pero los demócratas aplazaron hasta el miércoles la decisión.

Día 10

Aunque el juicio político contra Donald Trump aún no termina, la negativa del Senado para llamar a testigos abre el camino para la absolución del presidente de Estados Unidos.

Este viernes, los republicanos -que controlan la Cámara Alta- frenaron los intentos de los legisladores demócratas de llamar a testificar a John Bolton, después de que se dio a conocer el borrador de su libro, que contradice las afirmaciones de Trump de que no presionó al presidente de Ucrania para que investigara a Joe Biden y a su hijo.

El republicano Lamar Alexander reconoció que las acciones de Trump para presionar a Ucrania no fueron apropiadas, pero consideró que eso no es motivo suficiente para que el Senado destituya a un presidente.

Con la decisión, es prácticamente un hecho que la Cámara alta absolverá a Trump de los cargos de abuso de autoridad y obstrucción del Congreso, pues para condenarlo son necesarios los votos de dos terceras partes de los 100 senadores y ninguno de los 53 republicanos han indicado que votará en contra del presidente.

El voto final para determinar el resultado del juicio podría ocurrir entre este viernes por la noche y el miércoles de la próxima semana. Trump está interesado en que ocurra antes del 4 de febrero, cuando dará su discurso del Estado de la Unión.

Día 9

La acusación y la defensa en el juicio político a Donald Trump chocaron este jueves sobre la posibilidad de llamar a nuevos testigos. 

Los demócratas están particularmente interesados en el testimonio de John Bolton, tras darse a conocer al inicio de la semana que el borrador de un libro escrito por el exasesor de seguridad -que objetó el miércoles la Casa Blanca- pone en evidencia la presión que ejerció Trump sobre el presidente sobre Ucrania.

Sin embargo, los republicanos esperan concluir lo más pronto posible el juicio político, pues el presidente contempla ser absuelto a tiempo para dar el tradicional discurso del Estado de la Unión el martes. 

John Barrasso, el tercer republicano más importante en el Senado, dijo a periodistas durante el segundo día de interrogatorio de los senadores que los legisladores de su partido probablemente rechazarán los esfuerzos demócratas para que comparezcan testigos.

En un acto por extender el proceso contra el presidente Trump, los demócratas presentarán una moción para obtener el derecho de llamar testigos, aunque para ello necesitan 51 votos, lo que implica sumar a cuatro republicanos a su causa.

El resultado de esta votación, que se llevará a cabo el viernes o el sábado,  es incierto: la senadora republicana moderada Susan Collins dijo el jueves por la noche que apoyará la convocatoria de testigos, pero su colega Lamar Alexander aseguró que no lo hará. Otros dos republicanos todavía dudan. 

Se espera que durante la sesión del viernes cada parte cierre sus argumentos antes de que los senadores pasen al tema sobre si se llama o no a declarar a testigos.

Día 8

Los senadores abrieron este miércoles dos días de preguntas, tanto al equipo legal de Donald Trump como a los demócratas de la Cámara Representantes, quienes cumplen el papel de fiscales en el proceso contra el presidente.

El ejercicio suscitó algunas riñas entre la acusación y la defensa.

Los abogados de Trump se negaron a explicar si el mandatario había evocado a Joe Biden y la corrupción en Ucrania antes de la entrada al ruedo electoral del exvicepresidente demócrata en abril de 2019.

La sesión se llevó a cabo mientras la Casa Blanca objetó la publicación del libro escrito por el exasesor de seguridad nacional, John Bolton, que describe al presidente Trump en un papel central en una campaña de presión sobre Ucrania.

El Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca informó al abogado de Bolton, a través de una carta, que el manuscrito parece contener cantidades significativas de información clasificada y no puede publicarse en su formato actual.

“Según la ley federal y los acuerdos de confidencialidad que su cliente firmó como condición para obtener acceso a información clasificada, el manuscrito no puede publicarse ni divulgarse sin la eliminación de esta información clasificada”, dice el texto.

Los senadores, obligados durante ocho días a seguir los debates sin intervenir, volverán a formular sus preguntas por escrito este jueves.

Día 7

Este martes, los abogados de Donald Trump expusieron sus últimos alegatos en el juicio político contra el presidente de Estados Unidos.

En la jornada los demócratas rechazaron una propuesta de los republicanos para permitir que la Cámara Alta revise de forma clasificada el borrador de un libro del exasesor de seguridad nacional, John Bolton.

El lunes, los abogados de Trump argumentaron que las acciones del mandatario, tal como se describe en el borrador de John Bolton, incluso si son ciertas, no representan un delito que lleve a encontrar culpable al republicano en un juicio político.

Sin embargo, el equipo legal del republicano tuvo su último día de argumentos, en el que instó nuevamente a su absolución.

“(Los senadores están) en la tarea más solemne de nuestro marco constitucional: el juicio del líder del mundo libre, de un presidente debidamente elegido de Estados Unidos. No es un juego de filtraciones y manuscritos sin fuente”, dijo el abogado de Trump, Jay Sekulow.

El senador republicano Lindsey Graham, un aliado de Trump que estuvo en la Casa Blanca el martes por la mañana, dijo que apoya que el manuscrito de Bolton esté disponible de forma clasificada, pero se opuso a que el exasesor sea testigo.

“Mirar el manuscrito tiene sentido para mí. Pero no vamos a llamar a John Bolton (a declarar). Si llaman a John Bolton, llamemos a todos. No sólo llamaremos a un testigo”, dijo Graham a periodistas.

No obstante, el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, rechazó la propuesta republicana.

“Qué propuesta más absurda. Es un libro”, dijo Schumer a periodistas sobre la idea presentada por Graham y el también republicano James Lankford, diciendo que no había necesidad de leer el borrador de forma clasificada “a menos que se quiera ocultar algo”.

Día 6

El senador republicano, Mitt Romney, un crítico de Trump, dijo en la sesión de este lunes que existe una probabilidad de que al menos cuatro congresistas de ese partido voten para llamar a John Bolton a testificar, lo que daría a los demócratas los votos necesarios para convocar al exasesor de seguridad nacional a declarar en el juicio político contra el presidente.

El senador mencionó esto luego de que John Bolton presentó en un borrador de su libro el plan de Trump para obtener ayuda de Ucrania en investigaciones contra demócratas.

Además de Romney, otros dos senadores republicanos considerarían aceptar testigos y pruebas en el juicio.

Susan Collins, quien representa al estado de Maine en el Senado, mencionó que los informes sobre el libro de Bolton fortalecen el caso para considerar testigos. El presidente del Comité Judicial del Senado, Lindsey Graham, un aliado de Trump, dijo a CNN que apoyaría emitir una citación para obtener el manuscrito y determinar si debe agregarse al registro.

El Senado decidirá el viernes o sábado si se llamarán testigos al juicio.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo en agosto a Bolton que frenaría la ayuda militar de 391 millones de dólares a Ucrania hasta que el país europeo iniciara investigaciones contra los demócratas, reveló el New York Times con información de varias fuentes con conocimiento de un borrador de su próximo libro.

En el manuscrito, el exconsejero de Trump detalla la conversación que éste tuvo con el presidente de Ucrania, Volodomyr Zelenskiy, en la que el mandatario estadounidense le pidió que investigara a Joe Biden, quien se perfila para ser el candidato de los demócratas y a su hijo, Hunter Biden, situación que derivó en el inicio de un juicio político en su contra.

Donald Trump no se hizo esperar y fiel a su costumbre, recurrió a Twitter para negar las acusaciones de Bolton a través de una serie de tuits nocturnos.

Nunca le dije a John Bolton que la ayuda a Ucrania estaba vinculada a las investigaciones de los demócratas, incluidos los Biden. De hecho, nunca se quejó de esto en el momento de su muy pública salida.

Donald Trump

Día 4

Este viernes, los demócratas concluyen su alegato inicial en el juicio político contra Donald Trump en el Senado de Estados Unidos refiriéndose al cargo por obstrucción al Congreso.

Los legisladores demócratas intentaron demostrar que el presidente republicano era culpable de obstruir al Congreso al prohibir la comparecencia de testigos clave e impedir el acceso a documentos.

“El presidente Trump trató de engañar, lo atraparon y luego se esforzó para encubrirlo”, dijo el viernes en su discurso de apertura el demócrata Hakeem Jeffries, uno de los fiscales.

ABC News publicó este viernes que escuchó una grabación de audio de abril de 2018 en la que se oye cómo Trump dice que quiere que despidan a la embajadora estadounidense en Ucrania, Marie Yovanovitch.

“¡Desháganse de ella!”, dijo Trump en la grabación. Sáquenla mañana. No me importa. Sáquenla mañana. ¿Ok? Háganlo”, según ABC News.

De ser cierto, reforzaría el argumento de los demócratas de que los socios de Trump pasaron casi un año tratando de expulsarla del cargo porque la consideraron un obstáculo para sus esfuerzos de presionar a Ucrania.

Trump ha dicho que tenía derecho a despedir a Yovanovitch, lo que hizo en mayo de 2019.

Turno de la defensa de Donald Trump

A partir del sábado y hasta el martes -con un receso el domingo- la defensa del presidente tomará la palabra.

Jordan Sekulow, uno de los miembros de la defensa de Trump, descalificó los argumentos demócratas como “más de lo mismo, una política hiperpartidista bajo la forma de una jerga legal”.

“Vamos a defender el caso del presidente porque él estaba actuando totalmente de acuerdo a sus derechos constitucionales”, dijo a la cadena Fox News.

“Para empezar no creo que ellos tengan las bases de un caso. No hay duda de que el presidente no va a ser destituido”, agregó.

El mandatario mismo volvió a desestimó este viernes el proceso en su contra como una “farsa” y se quejó de que fue tratado de una forma “increíblemente injusta” durante la investigación en la Cámara de Representantes.

Día 3

Los demócratas retomaron el jueves sus argumentos en el juicio político que se lleva a cabo en el Senado de Estados Unidos contra el presidente Donald Trump para destituirlo del cargo, pero los republicanos mostraron pocos indicios de ceder ante los razonamientos de la oposición.

El grupo de legisladores demócratas de la Cámara de Representantes, que actúan como fiscales en el juicio, presentaron por segundo día los argumentos iniciales en el caso contra Trump.

Los alegatos presentados en la sesión indican que Trump debe ser condenado por abuso de poder y obstrucción del Congreso, tras presionar a Ucrania para que investigara a su rival demócrata Joe Biden el año pasado y posteriormente impedir una investigación legislativa sobre el asunto.

El máximo representante demócrata en el Senado, Chuck Schumer, hizo un nuevo llamado para que los senadores republicanos se unan a la oposición en una votación para permitir que se presenten testigos y nuevas pruebas en el juicio.

Trump, quien regresó a Washington el miércoles por la noche desde el Foro Económico Mundial de Davos, lanzó una ofensiva contra los demócratas a través de una serie de tuits emitidos desde la Casa Blanca.

Dificultades para bloquear testimonio de Bolton

El presidente tendrá dificultades para bloquear el testimonio de John Bolton en el proceso si es que invoca una doctrina legal llamada privilegio ejecutivo en el caso de que su exasesor de seguridad nacional sea citado como testigo, sostienen expertos legales.

Bolton, quien renunció a su cargo en septiembre del año pasado tras roces con el presidente, dio a conocer el 6 de enero que estaría dispuesto a testificar en el juicio político si lo citan.
Los demócratas esperan escuchar el testimonio de Bolton, quien estuvo presente en reuniones y conversaciones relevantes que involucran temas en el centro de la acusación contra Trump.

Día 2

Los demócratas presentaron los primeros alegatos el miércoles durante la segunda sesión del juicio político contra Trump.

Adam Schiff, el principal fiscal demócrata en el proceso en el Senado, acusó al presidente de establecer una trama de corrupción para presionar a Ucrania que lo ayudara a lograr la reelección en noviembre.

“El presidente Trump solicitó interferencia extranjera en nuestras elecciones democráticas, abusando del poder de su cargo en busca de ayuda del extranjero para mejorar sus perspectivas de reelección”, dijo el congresista.

Día 1

Los republicanos, encabezados por el senador de Kentucky Mitch McConnellb, presentaron una modificación de último momento que contempla tres días, durante dos periodos de 24 horas, para que la Cámara de Representantes y el equipo de defensa de Trump presenten sus casos y no dos, como se propuso el lunes.

La primera propuesta de McConell tenía algunas diferencias significativas, como una disposición que aceleraría el tiempo permitido para abrir los argumentos, así como permitir la admisión de los registros generados por la investigación de la Cámara de Representantes sólo si la mayoría de los senadores lo aceptaba. 

Asimismo, será posible que la investigación de la Cámara sea admitida como evidencia en el juicio, como exigieron los demócratas.

Con información de AFP y Reuters