10 de junio 2022 | 8:11 am

La inflación anual de Estados Unidos aceleró nuevamente durante mayo pasado, colocándose en 8.58%, el mayor nivel en más de 40 años.

El alza 48.7% de la gasolina fue uno de los principales factores que ocasionaron este nivel inflacionario.

También lee: Inflación en México se desacelera en mayo a 7.65% luego de tres meses al alza

El dato de 8.58%, reportado por el Departamento del Trabajo de la Unión Americana, superó las previsiones de los mercados de 8.3%.

Para la Reserva Federal (Fed), la inflación de mayo presionará aún más sus próximos movimientos, recordando que el último incremento en la tasa de interés objetivo de Estados Unidos fue de 50 puntos base, el mayor aumento en más de dos décadas, quedando en un rango de 0.75-1%.

Presión energética

El Índice de Precios al Consumidor del país vecino del norte aumentó 8.58% anual en el quinto mes del 2022, el mayor nivel desde diciembre de 1981, cuando se colocó en 8.92%.

El incremento de los precios a los hogares estadounidense fue generalizado, aunque los índices de vivienda, gasolina y alimentos fueron los más grandes contribuyentes.

Por componentes, el índice de precios de la energía subió 34.6% anual, la tasa más alta desde septiembre del 2005.

Los precios energéticos se vieron impulsados por las alzas de 106.7% en aceites combustibles, de 48.7% en gasolinas, de 30.2% en servicio de gas público y de 12.0% en electricidad.

Sobresale que los aceites combustibles alcanzaron su mayor crecimiento anual desde al menos 1935, año que inicia la serie estadística del Departamento del Trabajo. Los máximos en electricidad fueron desde agosto del 2006, y en servicio de gas, desde julio del 2008.

“La gasolina es una de las principales preocupaciones hacia adelante, pues incluso con el anuncio del incremento de la producción de Arabia Saudita, los precios internacionales del petróleo han tenido aumentos de más de 6.0% en los primeros 10 días de junio”

asegura Monex.

Huevos caros

Mientras el índice de precios de alimentos alcanzó durante mayo una variación anual de 10.1%, el primer aumento de más de 10% desde marzo de 1981.

En su interior, el índice de alimentos en el hogar creció 11.9%, cifra no vista desde abril de 1979, destacando el rubro de carnes, aves, pescado y huevos, con una inflación anual de 14.2%, donde el huevo llegó a crecer 32.2%.

En tanto, el índice de alimentos fuera de casa aumentó 7.4%, el mayor desde noviembre de 1981.  Sobresale que por los programas generales de almuerzo gratuito, el índice de precios de alimentos en zonas de trabajo y de escuelas cayó 30.5%.

Índice subyacente

La inflación subyacente, que excluye alimentos y energía, fue de 6.0%, frente a 5.9% estimado. Sus principales índices mostraron avances, particularmente vivienda, cuyos precios ascendieron 5.5% anual en mayo, el mayor registro desde febrero de 1991.

Dentro del índice subyacente, destacaron los incrementos de 12.6% en vehículos usados, de 16.1% en autos usados y de 37.8% en tarifas aéreas.

Es importante recordar que ante las presiones inflacionarias, los bancos centrales están endureciendo su política monetaria a través de alzas en las tasas de interés, mecanismo que tiene el riesgo de afectar al crecimiento económico.

Implicaciones

Para Monex, el dato inflacionario de Estados Unidos es un gran referente para el sentimiento de los mercados y la política monetaria, por lo que la decepción que propició tiene implicaciones significativas.

“Ahora la atención estará centrada en el anuncio de la decisión de la Fed del próximo miércoles, que vendrá acompañada de la actualización del dot-plot y que probablemente mostrará un incremento adicional de 50 puntos base a lo que se tenía contemplado”, concluyó el grupo financiero.