5 de diciembre 2018 | 8:04 pm

Los gigantes petroleros, Glencore, Vitol y Trafigura son investigados por las autoridades brasileñas por supuestos sobornos a funcionarios de Petrobras, a partir de la mega operación ‘Lava Jato’.

La fiscalía sospecha que las empresas de petróleo y derivados pagaron entre 2009 y 2014 al menos 31 millones de dólares en sobornos a funcionarios de la paraestatal para recibir mejores precios o contratos con mayor frecuencia.

“Entre las empresas investigadas con actuación internacional, están gigantes con facturación superior a la de Petrobras, como Vitol, Trafigura y Glencore. Hay sospechas de que en ese periodo efectuaron pagos de sobornos para intermediarios y funcionarios de Petrobras por valor de 5.1 millones de dólares, 6.1 millones mdd y 4.1 millones respectivamente”, indicó el Ministerio Público Federal a través de un comunicado.

Esta nueva fase de investigación de ‘Lava Jato’, que en 2014 reveló el esquema de sobornos a políticos para obtener contratos en Petrobras, fue bautizada como ‘Sin Límites’ y comenzó a ejecutarse este miércoles por la Policía Federal de Brasil con 11 órdenes de prisión preventiva y 26 de registro en Río de Janeiro y Paraná.

Hasta la tarde del miércoles habían sido detenidos seis de los 11 sospechosos requeridos. De los otros cinco, cuatro están en el exterior y uno más se encuentra hospitalizado en Brasil. Seis personas más fueron llamadas a declarar y hubo seis inmuebles requisados, según informaron fuentes de la Policía a la agencia AFP.

De acuerdo con la fiscalía, los pagos de estas empresas estarían relacionados a más de 160 operaciones de compra venta de derivados de petróleo y de alquiler de tanques de almacenamiento.

Otras empresas de comercio de petróleo y derivados están siendo investigadas por la misma práctica fraudulenta, sin embargo, sus nombres no fueron revelados.

Según la investigación, los sobornos beneficiaron a funcionarios de las áreas de mercadotecnica y comercialización en operaciones conducidas por la oficina de la paraestatal en Houston, y por el centro de operaciones de Río de Janeiro.

Con información de AFP