6 de diciembre 2018 | 5:00 am

En los últimos dos años y medio, tres plataformas de crowdfunding inmobiliario lograron levantar más de 350 millones de pesos, que se traducen en 132 proyectos edificados a lo largo del país. El potencial de este esquema sigue creciendo.

Se trata de un sistema de inversión que busca competir con la banca tradicional por dos frentes: en el acceso a capital de desarrollo y como esquema de inversión o ahorro para personas físicas.

Es una gran oportunidad que por medio de la tecnología pone de acuerdo a proyectos que necesitan fondeo con múltiples posibles inversionistas

Gustavo Méndez, líder de Servicios Financieros de Deloitte.

Directivos de tres plataformas consultadas por EL CEO coincidieron en este objetivo de competencia para conquistar a los usuarios.

Actualmente lo hacen por medio de tasas de rendimiento superiores al 13% anual, en algunas es superior al 20% y con menos requisitos para el inversionista.

Se necesita el nombre completo, el RFC y disponer de una cuenta bancaria. A partir de ello se realiza una revisión del historial del inversionista para prevenir lavado de dinero, comenta el cofundador de Briq, Juan Carlos Castro; el proceso es vía digital.

Esto ha permitido que la base de inversionistas crezca rápidamente. Actualmente las tres plataformas suman alrededor de 17,000 personas registradas.

Un paso previo

El cofundador de Briq explica que el crowdfunding inmobiliario puede ser visto como un paso previo a la compra de un bien raíz, ya que con poco capital los inversionistas generan ahorros que con el tiempo se pueden traducir en el enganche para una propiedad.

La gente sabe que comprar un inmueble es la forma de ahorro a largo plazo más segura y rentable, el tema es que hay ciertas barreras de entrada como el enganche o los requisitos de aprobación del crédito. Lo que hacemos nosotros es entrar en la parte previa, puedes poner a trabajar el dinero y reducir el tiempo de ahorro

Juan Carlos Castro

Considera que esa característica explica el perfil de los inversionistas actuales. En el caso de Briq, la mayor parte de ellos son hombres de 25 a 30 años, e invierten el monto mínimo (5,000 pesos).

Aunque quienes aportan más capital son hombres de 40 a 50 años.

En el caso de Inverspot, el CEO de la plataforma, David Agmon, detalló que la edad de sus inversionistas va de los 20 a los 60 años -con más participación los de mayor edad- ya que en este caso el monto mínimo es de 50,000 pesos.

El fundador de Expansive, Adolfo Zavala ,explicó que en la plataforma el 80% de los inversionistas son hombres, con un rango de edad de 28 a 38 años. En este caso, el monto mínimo de participación también es de 5,000 pesos.

Poca confianza y aversión al riesgo

Los tres directivos consideran que la principal limitante para el crowdfunding inmobiliario es la falta de cultura financiera y de ahorro. Sin embargo, Mendez de Deloitte agrega la falta de confianza.

La parte más complicada en términos de negocio es convencer a los inversionistas de que es un instrumento bajo en riesgo

comentó Gustavo Mendez.

Adolfo Zavala, de Expansive, explicó que para poder blindar este esquema de la volatilidad, solamente financian proyectos por medio de deuda y el préstamo debe estar apalancado en un inmueble que valga el doble del monto otorgado al desarrollador.

Es por ello que los riesgos asociados a la construcción como el tiempo de desarrollo, de estabilización del inmueble, la obtención de permisos o el encarecimiento de materiales, afecta de manera marginal el rendimiento de los inversionistas, explica Zavala.

Además las edificaciones a financiar pasan por filtros que analizan la trayectoria del desarrollador, proyectos previos, viabilidad en el mercado y viabilidad legal.

Actualmente Briq y Expansive se han limitado a generar proyectos habitacionales de segmento residencial, aunque no descartan la posibilidad de participar en el futuro en otros usos de tipo comercial o desarrollo de vivienda de bajo costo.

Inverspot, sin embargo, sí ha financiado proyectos comerciales, industriales y de oficinas.

Al ser originarios de la CDMX, la cartera de proyectos se concentra particularmente en alcaldías centrales como Cuauhtémoc y Benito Juárez, aunque las tres están expandiendo su capital en ciudades como Guadalajara, Querétaro, o Tulum.

Para ellos el 2019 tiene buena cara. Consideran que los anuncios relacionados con limitar desarrollos inmobiliarios, hechos por la nueva jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, no afectan su cartera de inmuebles ya que no se enfocan en el financiamiento de megaproyectos que requieren de diversos estudios y declaraciones de impacto.

La expectativa es positiva, en suma las tres plataformas buscarán levantar durante el próximo año más de 350 millones de pesos.