27 de junio 2022 | 11:38 am

Nota del editor: La nota se actualizó con la postura de Janet Yellen, secretaria del Tesoro de EU, sobre la propuesta de tope de precios del petróleo para mantener el suministro y reducir los ingresos de Rusia en el marco de la reunión del G7. 

Los líderes del G7 se comprometieron este martes a un nuevo paquete de sanciones y acciones coordinadas destinadas a aumentar la presión sobre Rusia tras invadir Ucrania, entre los que se encuentra fijar un tope de precios al petróleo ruso, afirmó un alto funcionario estadounidense.

El anuncio se produjo cuando la Casa Blanca dijo que Rusia había incumplido sus bonos soberanos extranjeros por primera vez en décadas, una afirmación que Moscú rechazó, y mientras el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, hablaba virtualmente con los líderes del G7 reunidos en un centro turístico alpino en el sur de Alemania.

Zelenskiy pidió a los líderes del Grupo de las Siete principales democracias del mundo una amplia gama de apoyo militar, económico y diplomático, según un funcionario europeo.

Lee más: Alemania acelera el paso para almacenar gas, mientras Rusia le recorta suministro

EU mete presión a homólogos europeos

Janet Yellen, secretaría del Tesos de Estados Unidos, está presionando a sus homólogos europeos para que adopten medidas destinadas a imponer un tope de precios al petróleo ruso.

El objetivo de los funcionarios estadounidenses es que se mantenga el suministro mundial de crudo y, al mismo tiempo, se limiten los ingresos de Moscú.

Yellen habló el lunes con Constantinos Petrides, ministro de Finanzas de Chipre, un importante actor marítimo que es el mayor centro de gestión de buques de Europa.

Ambos hablaron “sobre el objetivo de poner un límite al precio del petróleo ruso para privar al Kremlin de ingresos para financiar su guerra en Ucrania, al tiempo que se mitigan los efectos indirectos para la economía mundial”.

G7 quiere presionar a Rusia

Las naciones del G7, que generan casi la mitad de la producción económica mundial, quieren aumentar la presión sobre Rusia sin avivar una inflación ya de por sí vertiginosa que está causando tensiones internas y afectando a todo el mundo.

Imponer el tope del precio del petróleo tiene como objetivo golpear el “cofre de guerra” del presidente ruso, Vladimir Putin, y también para ver si se reducen los precios de la energía a nivel mundial.

Los líderes mundiales también harían un “compromiso de seguridad a largo plazo sin precedentes para brindar a Ucrania apoyo financiero, humanitario, militar y diplomático durante el tiempo que sea necesario”, incluido el suministro oportuno de armas avanzadas, dijo la Casa Blanca en una hoja informativa.

Puedes leer: Nike saldrá por completo de Rusia; se une a McDonald’s y Google

Sanciones occidentales apuntan a los ingresos de Putin

Las sanciones occidentales han afectado duramente a la economía de Rusia y las nuevas medidas tienen como objetivo privar aún más al Kremlin de los ingresos del petróleo.

Además, los países del G7 trabajarían con otros, incluida India, para limitar los ingresos que Putin puede seguir generando, dijo el funcionario estadounidense.

Las sanciones ampliadas también apuntarían al flujo de ingresos de Rusia por las exportaciones de oro, la producción militar de Moscú y los funcionarios instalados por Moscú en áreas de Ucrania ocupadas por las fuerzas rusas.

El doble objetivo de los líderes del G7 ha sido apuntar directamente a los ingresos de Putin, particularmente a través de la energía, pero también minimizar los efectos indirectos y el impacto en las economías del G7 y el resto del mundo,

dijo un funcionario estadounidense al margen de la cumbre.

Con información de Reuters y Bloomberg

Te puede interesar: PIB de la Unión Europea se verá dañado por sanciones energéticas a Rusia