24 de enero 2020 | 11:38 am

El futuro del juicio de Julian Assange aún es incierto, luego de que ayer se dictaminó la extensión del periodo anterior a audiencias que originalmente se tenía contemplado.

La jueza Vanessa Baraitser dictaminó la adhesión de tres semanas previas a la audiencia para que, tanto la defensa del activista como la del gobierno de Estados Unidos tengan tiempo de recabar más pruebas.

El fallo que se dio durante la audiencia en Londres el 23 de enero apunta que será hasta el 18 de mayo la fecha límite para determinar la situación legal del fundador de WikiLeaks.

No obstante, Baraitser aclaró que no volverá a otorgar otro tipo de prórroga en el proceso, de acuerdo con AP.

Luego de que escapó mientras se encontraba bajo fianza en Reino Unido, Assange pasó siete años asilado en la embajada de Ecuador en Londres antes de que fuera sacado del lugar por la policía en abril del año pasado.

Estados Unidos busca su extradición para que enfrente 18 cargos, incluido el de conspiración para ingresar sin autorización en computadoras del gobierno y violar una ley contra el espionaje. Podría pasar décadas en prisión si es hallado culpable.

Gareth Peirce, el abogado en el juicio de Assange, declaró a principios de año que las dificultades para tener tiempo con su cliente han retrasado el caso.

Esta demora en el cronograma es extremadamente preocupante.

Assange está detenido en una cárcel británica a la espera de que se resuelva su caso de extradición a Estados Unidos, luego de que cumplió una sentencia por incumplir los términos de su libertad bajo fianza.

Escapó a la embajada de Ecuador en 2012 para evitar su extradición a Suecia, donde enfrentaba acusaciones de delitos sexuales que fueron retiradas el año pasado.

Él asegura que los cargos en su contra presentados en Estados Unidos son un intento político por silenciar a periodistas y editoriales, y que las acusaciones de Suecia son parte de una conspiración para atraparlo.

Assange, a través de WikiLeaks, publicó un video secreto del Ejército de Estados Unidos que muestra un ataque en 2007 de helicópteros Apache en Bagdad en el que murieron decenas de personas, incluidos dos miembros del equipo de noticias de Reuters.

Con información de Reuters