fbpx
aranceles, comercio, guerra comercial

10 de junio 2019 | 10:15 am

Las exportaciones de China crecieron 1.1% durante mayo, frente al mismo mes del año anterior, pese a las tensiones comerciales con Estados Unidos, de acuerdo con cifras publicadas este lunes por las aduanas chinas.

En tanto, las importaciones chinas cayeron 8.5% en el quinto mes del año, la mayor baja desde julio de 2016, lo cual dejó a China con un superávit comercial total de 41,650 millones de dólares.

Durante abril, las exportaciones de China cayeron 2.7% y las importaciones registraron un alza de 4% a tasa anual, mientras el superávit comercial fue de 13,800 millones de dólares, señaló la administración de aduanas.

En cuando a la balanza comercial con EU, China registró un superávit comercial de 26,890 millones de dólares en mayo – el máximo en cuatro meses- desde 21,010 millones de dólares en abril, según los datos publicados el lunes.

Analistas consideran que los exportadores chinos se apresuraron a procesar sus embarques a EU para evitar un alza en los aranceles. Un incremento de aranceles a productos chinos entraba en vigor el 1 de junio, pero Washington lo pospuso hasta el 15.

Esperamos que el crecimiento de las exportaciones en junio (se vea) posiblemente apoyado por los constantes embarques hacia Estados Unidos, pero después deberían derrumbarse en el tercer trimestre, cuando deberían cumplirse las amenazas de nuevos aranceles

dijeron economistas de Nomura en una nota enviada a clientes.

El domingo, el secretario del Tesoro estadounidense Steven Mnuchin dijo que Trump estaría contento de imponer nuevos aranceles a China si no ve avances en su próxima reunión con su homólogo chino Xi Jinping en el G20 en Osaka, Japón, el 28 y 29 de junio.

“El presidente (Trump) tomará una decisión después del encuentro”, dijo Mnuchin en una entrevista con CNBC.

Washington pretende reducir su gigantesco déficit comercial con Pekín y sacarle a China compromisos sobre el respeto de la propiedad intelectual, así como el fin de las transferencias de tecnología forzadas o el abandono de las subvenciones para las empresas estatales.