31 de enero 2022 | 10:46 am

Advertisement

Por Laura Sánchez

Las tensiones entre Rusia y Ucrania han aumentado las preocupaciones sobre los flujos de gas ruso, lo que ha llevado a Estados Unidos a asegurar a los aliados europeos que ayudará a encontrar suministros alternativos.

Los flujos de gas ruso a Europa han sido más bajos de lo habitual durante varios meses. Europa acusa a Rusia de utilizar los altos precios del gas como palanca en una disputa sobre el proyecto de gasoducto Nord Stream 2 respaldado por Gazprom (MCX:GAZP), según Reuters.

¿Cuánto gas ruso utiliza Europa?

Europa depende de Rusia para alrededor del 35% de su gas natural. La mayoría llega a través de oleoductos, incluido Yamal-Europe, que cruza Bielorrusia y Polonia hasta Alemania, Nord Stream 1, que va directamente a Alemania a través del mar Báltico y a través de Ucrania.

Los mercados de gas de Europa están conectados por una red de gasoductos. La mayoría de los países han reducido su dependencia del gas ruso a lo largo de los años y también hay más rutas de suministro que evitan Ucrania.

Las posibles sanciones a Rusia podrían afectar los flujos a través de otros oleoductos como Yamal-Europe, Nord Stream 1 y TurkStream. Nord Stream 2 está esperando la certificación antes de que pueda traer flujos de gas ruso adicionales a Alemania. 

¿De dónde más puede obtener suministro Europa?

Algunos países tienen otras opciones. Por ejemplo, Alemania, el mayor consumidor de gas ruso, también puede importar desde Noruega, los Países Bajos, Reino Unido y Dinamarca a través de gasoductos.

Pero Noruega, el segundo mayor proveedor de Europa, está entregando gas natural a su máxima capacidad y no puede reemplazar los suministros faltantes de Rusia, dijo su primer ministro.

El sur de Europa puede recibir gas azerí a través del Gasoducto Transadriático a Italia y el Gasoducto Transanatolio de Gas Natural (MC:NTGY) (TANAP) a través de Turquía.

Los países vecinos pueden transferir gas a través de interconectores, pero es posible que las naciones no estén dispuestas a desprenderse del gas que puedan necesitar y los importadores tendrían que pagar un alto precio.

Además de todo esto, los niveles de almacenamiento de gas en Europa son muy bajos para el invierno, cuando la demanda es tradicionalmente más alta.

Para un largo plazo, la Comisión Europea ha propuesto un sistema que permita a los países de la UE comprar conjuntamente reservas estratégicas de gas y planes para renovar millones de edificios para ahorrar energía y reducir las emisiones de CO2, concluye Reuters.

Con información de Investing. 

Advertisement