DISTURBIOS MIENAPOLIS AFP

2 de junio 2020 | 5:21 pm

Ha pasado una semana desde que George Floyd fue detenido por dos oficiales de la policía de Minneapolis. Tras su muerte, a la que contribuyó que uno de los policías pusiera su rodilla sobre el cuello de Floyd, las protestas en Estados Unidos en contra de la brutalidad policial y el racismo no se han detenido.

Y es momento de que las empresas se sumen, pero deben ir más allá que simplemente denunciar el racismo para estar a tono con el momento, dijo Ken Freazer, jefe ejecutivo de Merck, en entrevista con CNBC.

“Las gente emite declaraciones, dice lugares comunes, que esto es terrible”, dijo el líder de la compañía farmacéutica y química más antigua del mundo, pero la “cuestión fundamental es si estamos haciendo más de lo que se nos pide para dar a las personas todas las herramientas para participar en esta sociedad”.

Frazier, el único CEO negro de una compañía que integra el índice Dow Jones, atribuye su éxito a una iniciativa educativa que llevó a un puñado de estudiantes negros de Filadelfia a las mejores escuelas de la ciudad.

La contratación y promoción de afrodescendientes y latinos es esencial para combatir la desigualdad, y las empresas no deberían esperar un liderazgo de Washington en ese sentido, señaló.

“Nuestra sociedad está más dividida de lo que nunca ha estado”, aseveró Frazier.

Grandes compañías emitieron comunicados rechazando la discriminación y algunas, como Apple y Bank of America, pusieron dinero para apoyar a grupos defensores de las libertades civiles o para programas de respaldo a sectores desfavorecidos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por EL CEO (@elceo__) el

No obstante, la profunda y antigua desigualdad en Estados Unidos persiste tanto en la sociedad como dentro de las grandes empresas.

Un informe de 2019 del Boston Consulting Group reveló que apenas tres de las 500 mayores compañías estadounidenses eran lideradas por personas negras y solo 24 por mujeres.

En 2018, el ingreso promedio para un hogar blanco en Estados Unidos era de 70,642 dólares anuales contra 41,692 dólares en una familia afrodescendiente, según datos del Instituto de Política Económica, un centro de estudios progresista.

Tomar postura

Expertos en marketing consideran que las empresas que están a la altura del momento tienen una recompensa.

“El sector empresarial tiene la oportunidad de llenar el vacío dejado por el gobierno”, dijo Richard Edelman, titular de una firma de comunicación corporativa.

“No tiene que ser solo comunicación, tiene que haber acción”, agregó Edelman, dando como ejemplo el apoyo a contratistas pertenecientes a minorías o dar trabajo a gente que estuvo presa.

Otros pasos concretos incluyen el respaldo a emprendimientos de afroestadounidenses y latinos y que altos ejecutivos integren juntas directivas de grupos comunitarios y organizaciones no gubernamentales que apoyen a sectores desfavorecidos.

Los expertos urgen a las grandes empresas a emular la “Regla Rooney” de la Liga Nacional de Football, que obliga a los equipos a entrevistar a candidatos de las minorías para cargos de entrenador y altos puestos operativos cuando hay vacantes.

“Hay una cantidad de firmas que quieren ponerse en la vidriera”, dijo Hank Boyd, profesor de marketing de la Universidad de Maryland. “Hay que actuar y hay que actuar con rapidez”.

Música y deportes se unen a la protesta

En redes sociales surgió la iniciativa #BlackOutTuesday de las productoras musicales Jamila Thomas y Brianna Agyemang que propone que los miembros de la industria musical se tomen un descanso de redes sociales para reflexionar sobre el racismo y, como señal de esa acción, llaman a publicar un fondo negro en cada perfil.

Además de miembros de la industria musical, actores y actrices, así como ciudadanos se han sumado a la protesta, que ha dejado millones de publicaciones y a la que se unieron también atletas como los basquetbolistas Lebron James y Stephen Curry, los mariscales de campo de la NFL Tom Brady y Drew Brees y las tenistas Sloane Stephens y Coco Gauff,

El piloto británico Lewis Hamilton denunció el silencio de otras estrellas de la Fórmula 1.

“Nadie mueve un dedo en mi industria, que es un deporte por supuesto dominado por los blancos. Soy una de las pocas personas de color, todavía estoy solo”, señaló este fin de semana en la red social Instagram el piloto británico

Mientras que en Alemania, jugadores los jugadores Weston McKennie, Jadon Sancho y Achraf Hakimi de la Federación Alemana de Futbol realizaron un homenaje a Floyd con mensajes en brazaletes y en sus uniformes, acción que ya es evaluada por La Comisión de Disciplina de la Federación Alemana de Fútbol (DFB) quien determinará si los gestos en homenaje a Floyd pueden conllevar una sanción.

La FIFA “comprende perfectamente la profundidad de los sentimientos y las preocupaciones exprimidas por varios futbolistas tras las circunstancias trágicas del caso George Floyd”, el estadounidense de 46 años muerto a manos de la policía de Mineápolis el pasado lunes durante su detención.

La FIFA, que “de manera repetida muestra su oposición a toda forma de racismo y discriminación”, recuerda la aplicación de las normas del juego aprobadas por la IFAB: “Dejar a los organizadores de las competiciones, que deben mostrar buen sentido y tomar en consideración el contexto que rodea los eventos”.

La Comisión de Disciplina de la Federación Alemana de Fútbol (DFB) determinará si los gestos en homenaje a Floyd pueden conllevar una sanción, anunció el lunes la propia DFB.