fbpx
Donald Trump

12 de agosto 2019 | 4:40 pm

La administración del presidente Donald Trump reveló este lunes que aplicará una regla que limita la inmigración legal al negar las visas y la residencia permanente a cientos de miles de personas por ser demasiado pobres.

La tan esperada regla, impulsada por el principal ayudante de Trump sobre inmigración, Stephen Miller, entra en vigencia el 15 de octubre y negaría a los solicitantes las visas temporales o permanentes por no cumplir con los estándares de ingresos o por recibir asistencia pública como asistencia social, cupones de alimentos, viviendas públicas o Medicaid. 

Inmediatamente después de que se anunció la regla, el Centro Nacional de Leyes de Inmigración (NILC) dijo que presentaría una demanda para evitar que entre en vigencia. El director ejecutivo del grupo afirmó que la regla tenía motivos raciales.

La reforma es parte de los esfuerzos de Trump para frenar la inmigración legal e ilegal, un tema que ha convertido en la piedra angular de su presidencia.

Los expertos han dicho que la regla de 837 páginas podría ser la más drástica de todas las políticas de la administración Trump dirigidas al sistema legal de inmigración. Los defensores de los inmigrantes han criticado el plan como un esfuerzo por reducir la inmigración legal sin pasar por el Congreso para cambiar la ley de Estados Unidos.

Antes de que se hiciera el anuncio, el Instituto de Políticas de Migración, una organización de investigación, estimó que más de la mitad de todos los solicitantes de ‘green card’ basadas en lazos familiares, es decir, migrantes que tienen familiares cercanos que son ciudadanos estadounidenses, podrían ser rechazados bajo el nuevo sistema. Se otorgaron unas 800,000 tarjetas verdes de este tipo en 2016.

La nueva regla se deriva de la Ley de Inmigración de 1882, que permite al gobierno denegar una visa a cualquier persona que pueda convertirse en una “carga pública”.

La mayoría de los inmigrantes no son elegibles para los principales programas de ayuda hasta que califican para las ‘green cards’, que otorgan el estatus de residencia legal permanente. Sin embargo, la nueva regla anunciada en el Registro Federal por el Departamento de Seguridad Nacional amplía la definición de ‘carga pública’ y puede descalificar a más personas.

‘Carga pública’

“La ley exige que los ciudadanos extranjeros confíen en sus propias capacidades y los recursos de sus familias, patrocinadores y organizaciones privadas en sus comunidades para tener éxito”, dijo el director interino de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS), Ken Cuccinelli, en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

Sin embargo, dijo Cuccinelli, “el Congreso nunca ha definido el término ‘carga pública’ en la ley y ese término no había sido claramente definido por la regulación. Eso es lo que cambia hoy con esta regla”.

La ‘carga pública’ será ahora definida como un inmigrante que recibe uno o más beneficios públicos designados por más de 12 meses, dentro de cualquier periodo de 36 meses. 

Los beneficios contarían en conjunto, de modo que un recibo de dos beneficios en un mes contaría como dos meses, según la hoja informativa del USCIS. 

La definición de beneficios públicos es ayuda en efectivo, incluidos los Ingresos de Seguridad Suplementarios, la Asistencia Temporal para Familias Necesitadas, el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP), la mayoría de las formas de Medicaid y una variedad de programas de vivienda pública.

Cuccinelli dijo que la regulación no tendría ningún impacto en los programas de inmigración con base humanitaria para refugiados y personas que buscan asilo.

La regla requiere que los oficiales de admisión profesional evalúen como mínimo la edad, salud, estado familiar, bienes, recursos y estado financiero de cada solicitante, entre otros factores, explicó Cuccinelli.

“El principio que lo impulsa es un viejo valor estadounidense y eso es autosuficiencia”, dijo Cuccinelli en una entrevista de Fox News publicada este lunes antes de la sesión informativa de la Casa Blanca.

“También tendrá el beneficio a largo plazo de proteger a los contribuyentes al garantizar que las personas que emigran a este país no se conviertan en una carga pública, que puedan sostenerse por sí mismos, como lo han hecho los inmigrantes en años pasados”, dijo a Fox.

‘Masas hacinadas’

Los críticos han denunciado el esfuerzo por limitar la inmigración legal para las personas de bajos ingresos que se oponen a los ideales de la nación resaltados en la inscripción en la Estatua de la Libertad que dice “Dame tus cansados, tus pobres, tus masas hacinadas que anhelan respirar libremente”. 

Miller, cuestionado en 2017 sobre si las políticas de la administración Trump hacia la inmigración contrarrestaron esa inscripción estadounidense, dijo que las palabras no eran las originales del monumento.

También se le cuestionó a Cuccinelli sobre la inscripción en la estatua este lunes: “No creo que de ninguna manera estemos listos para quitarle nada a la Estatua de la Libertad”, respondió.

Los defensores de los inmigrantes han expresado su preocupación de que la norma podría afectar negativamente la salud pública al disuadir a los inmigrantes de utilizar la ayuda médica o alimentaria a la que tienen derecho ellos o sus hijos y tendría un “efecto escalofriante” en los inmigrantes que buscan ayuda para sus hijos ciudadanos estadounidenses.

El Departamento de Estado ya cambió su manual de asuntos exteriores en enero de 2018 para dar a los diplomáticos una mayor discreción para decidir la denegación de visas por motivos de carga pública. En el año fiscal 2018, que finalizó en septiembre pasado, el número de visas denegadas por esos motivos se cuadruplicó en comparación con el año anterior.

Con información de Reuters