Automóviles policiales frente a la sede corporativa de Deutsche Bank (Getty Images)

29 de noviembre 2018 | 10:39 am

Unos 170 policías, fiscales e inspectores tributarios registraron seis oficinas de Deutsche Bank en Frankfurt y sus alrededores este jueves por acusaciones de lavado de dinero, dijo en un comunicado el despacho del fiscal.

La investigación se inició después de que los agentes revisaron la documentación de los denominados ‘Panama Papers’ y ‘Offshore Leaks’, dijo el fiscal.

Los investigadores están indagando las actividades de dos miembros del personal de Deutsche Bank que habrían ayudado a clientes a establecer empresas en el extranjero para lavar dinero. Se revisaron documentos impresos y electrónicos y se realizaban más investigaciones, informó la oficina del fiscal.

Deutsche Bank confirmó el registro de sus oficinas y dijo que estaba cooperando plenamente con las autoridades.

Letanía de problemas

Deutsche Bank, que desde hace diez años no cesa de perder posiciones en la jerarquía de los bancos mundiales, está siendo investigado en numerosos procedimientos judiciales, tiene problemas en bolsa y ahora se enfrenta a esta investigación, último problema de una larga serie de dificultades.

“Cada vez que se puede tropezar contra algo, ahí está tropezando Deutsche Bank”, resume un abogado de negocios de Fráncfort que pidió el anonimato.

En enero de 2017, el primer banco alemán fue multado con 630 millones de dólares en el marco de una investigación de las autoridades estadounidenses y británicas por blanqueo de dinero procedente de Rusia.

Las acciones del banco caían 3.61% a 8.28 euros a las 9:45 am (hora de la Ciudad de México).

Las acusaciones

Los Panama Papers, que consisten en millones de documentos del bufete de abogados panameño Mossack Fonseca, se filtraron a los medios de comunicación en abril de 2016.

Los fiscales dijeron que están analizando si Deutsche Bank podría haber ayudado a clientes a establecer “compañías extraterritoriales” en paraísos fiscales para que fondos transferidos a cuentas de Deutsche Bank pudieran sortear las medidas de protección contra el lavado de dinero.

Sólo en 2016, más de 900 clientes fueron atendidos por una filial de Deutsche Bank registrada en las Islas Vírgenes Británicas, que generó un volumen de 311 millones de euros, dijeron los fiscales.

También afirmaron que empleados de Deutsche Bank no habrían cumplido, presuntamente, con su obligación al no informar de las sospechas de lavado de dinero sobre clientes y compañías en el extranjero involucradas en tramas de evasión de impuestos.

Deutsche Bank es el segundo gran banco salpicado por este escándalo. En abril de 2016, la sede del banco francés Société Générale fue registrada en el marco de una amplia investigación en Francia sobre “blanqueo de fraudes fiscales agravados”, dirigida contra 500 sospechosos.