origen covid-19

29 de marzo 2021 | 9:29 am

Advertisement

Un estudio conjunto entre la OMS y China sobre los orígenes del COVID-19 indicó que el virus fue transmitido probablemente desde murciélagos a humanos a través de otro animal y que es “extremadamente improbable” que una filtración de un laboratorio fuera la causa, informó Associated Press este lunes.

Los hallazgos reportados coinciden con lo dicho por funcionarios de la OMS en el pasado sobre sus conclusiones tras la visita que hicieron en enero-febrero a China.

Muchas cuestiones siguen sin respuesta y el equipo propuso seguir las investigaciones en cada área, excepto la hipótesis de la filtración del laboratorio, indicó AP, citando una copia del borrador obtenida.

El jefe de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que el esperado informe sobre los orígenes del COVID-19 tras una misión en China, donde el virus apareció por primera vez, se dará a conocer públicamente el martes, pero destacó que es necesario realizar más estudios en una zona más amplia que China.

Cuando se le pidió que comentara sus conclusiones,  dijo: “Como he dicho, todas las hipótesis están sobre la mesa y merecen estudios completos y adicionales”.

El informe conjunto de expertos de la OMS y chinos llega 15 meses después de la aparición de los primeros casos en Wuhan, en el centro de China, y después de que la pandemia cobró al menos 2.7 millones de vidas en todo el planeta y un duro golpe a la economía mundial.

Hasta el momento, el número de casos mundiales se eleva a más de 127 millones y continúa en aumento debido a variantes más contagiosas que obligan a los países a tomar severas medidas de restricción, como ocurre especialmente Europa y en América Latina.

Más estudio y tiempo

Para los expertos, la transmisión del COVID-19 vía un animal intermedio es una hipótesis “entre probable y muy probable”.

Concretamente, se inclinan por la teoría hasta ahora aceptada de que el virus se transmitió probablemente de un murciélago al hombre vía otro animal sin identificar. No obstante, la posibilidad de una transmisión directa entre el animal inicial y el hombre es todavía considerada entre “posible y probable”.

El informe concluye, como ya adelantaron los expertos antes de terminar su misión en China en febrero, que es “extremadamente improbable” que el virus se deba a un accidente o un escape de patógenos desde un laboratorio.

El gobierno del expresidente estadounidense, Donald Trump, acusó al Instituto de Virología de Wuhan de haber dejado escapar el patógeno de manera voluntaria o involuntaria.

Los análisis de este grupo de especialistas mundiales en el lugar donde brotó la pandemia eran considerados cruciales para luchar contra esta pandemia y contra otras en el futuro. Pero la misión tuvo muchos problemas para concretarse debido a la desconfianza de las autoridades chinas a la hora de recibir a estos expertos mundiales.

Los expertos señalan además que los estudios llevados a cabo en el mercado de Huanan de Wuhan y en otros mercados de la ciudad no sirvieron para encontrar “elementos que confirman la presencia de animales infectados”.

“Debe haber investigaciones en zonas más amplias y en un mayor número de países”, concluye el informe. Por ello, la OMS pide paciencia porque las respuestas tardarán en llegar.

Casos siguen al alza

El número de casos por COVID-19 en el mundo siguen elevándose por quinta semana consecutiva, con el número de víctimas mortales acelerándose.

India y Brasil pasan por su peor momento en la pandemia. La primera nación registró la semana pasada más de 47,000 nuevos casos y 275 muertes, lo que se considera el aumento diario más pronunciado de este año.

En tanto Brasil registra un aumento de fallecidos entre jóvenes. En lo que va del mes, cerca de 2,030 brasileños entre 30 a 39 años han muerto a causa del COVID, más del doble de la cifra registrada en enero. Entre los que tienen 40 años, ha habido 4,150 muertes en marzo, frente a los 1,823 en enero, y para los de 20 a 29 las muertes aumentaron de 242 a 505, según datos gubernamentales.

En Alemania, la canciller Angela Merkel ejerció su autoridad federal sobre las regiones del país para reforzar las restricciones a medida que los casos aumentan.

En Venezuela, el presidente Nicolás Maduro ofreció “petróleo por vacunas” contra el COVID-19 en medio de una nueva ola de la pandemia en el país, objeto de sanciones financieras de Estados Unidos.

En Chile, el jefe de Estado, Sebastián Piñera, anunció que pedirá la postergación para mayo de la elección constituyente prevista el 11 de abril “en medio de la preocupante alza de casos de COVID-19”, que desde hace casi una semana superan los 7,000 contagios diarios.

Por último, México registró 294,287 muertes asociadas a la enfermedad respiratoria hasta el pasado 13 de febrero, lo que representa 69% más decesos que los reportados originalmente hasta esta fecha, según un informe del gobierno sobre exceso de mortalidad. Hasta el 13 de febrero, la Secretaría de Salud había reportado 173,771 fallecidos.

Del otro lado de la moneda, algunas restricciones se están relajando a partir del 29 de marzo en Reino Unido, mientras que en Estados Unidos se administraron más de 3 millones de dosis de vacunas durante los últimos tres días.

Con información de AFP