6 de enero 2021 | 8:18 pm

El Congreso de Estados Unidos reanudó la certificación de votos de las elecciones que han proclamado como presidente electo a Joe Biden.

Este miércoles cientos de partidarios del presidente Donald Trump irrumpieron en el Capitolio en un intento por revertir su derrota electoral, lo que obligó al congreso a posponer temporalmente la sesión conjunta.

La policía evacuó a los legisladores y luchó durante más de tres horas, desenfundando armas de fuego y usando gas lacrimógeno, para desalojar a los partidarios de Trump del Capitolio, los que se abalanzaron por los pasillos y revolvieron las oficinas en escenas espantosas de caos y desorden.

Un manifestante ocupó el estrado del Senado y gritó: “Trump ganó esa elección”. Manifestantes derribaron barricadas y se enfrentaron con la policía cuando miles de personas ingresaban a los terrenos del Capitolio.

Las caóticas escenas se produjeron después de que Trump, que antes de las elecciones dijo que no realizaría un traspaso de poder pacífico si perdía, se dirigió a miles de seguidores cerca de la Casa Blanca, repitiendo sus afirmaciones de que le robaron los comicios con un supuesto fraude generalizado.

Fue el ataque más perjudicial al simbólico edificio desde que el ejército británico lo quemó en 1814, según la Sociedad Histórica del Capitolio.

Trump dijo a sus seguidores que debían marchar al Congreso para expresar su enojo y presionar a sus funcionarios electos para que rechacen los resultados de la votación, instándolos a “luchar”.

Funcionarios electorales de ambos partidos y observadores independientes han dicho que no hubo fraude significativo en la contienda del 3 de noviembre, que Biden ganó por más de 7 millones de sufragios en el voto popular nacional.

Han pasado semanas desde que los estados completaron la certificación de que Biden, un demócrata, ganó las elecciones por 306 votos del Colegio Electoral frente a los 232 de Trump. Los variados desafíos de Trump a la victoria de Biden han sido rechazados por cortes de todo el país.

Trump había presionado a Pence para que descartara los resultados electorales en estados que el presidente perdió por poco, aunque Pence no tiene autoridad para hacerlo.

“Nuestro país ha tenido suficiente y no lo soportaremos más”, dijo Trump en el mitin.