21 de julio 2022 | 5:00 am

Advertisement

El surgimiento de nuevas variantes de COVID-19, restricciones sanitarias o interrupciones portuarias en China, ponen mayor nerviosismo en los mercados y mayor cautela entre los inversionistas por el efecto que genere en la economía mundial.

Durante el segundo trimestre del 2022, el Producto Interno Bruto (PIB) del gigante asiático creció 0.4% a tasa anual, lo que significó el peor resultado desde los primeros tres meses del 2020 y estuvo por debajo de las expectativas del mercado (1.0%).

Puedes leer: Economía de China se contrae en 2T22; es el ritmo más lento desde 2020 

Sobre una base trimestral desestacionalizada, el PIB disminuyó 2.6% en el periodo abril-junio, frente a un aumento de 1.4% en el lapso previo.

Las restricciones de confinamiento en grandes zonas del país afectaron el gasto privado, la logística y la actividad fabril en el segundo trimestre

detalló FocusEconomics.

La debilidad económica en China fue producto de la contracción de 0.4% en actividades terciarias y de los incrementos de 0.9% en las actividades industriales y de 4.4% en las actividades agrícolas.

Junio sugiere recuperación

Para la consultoría FocusEconomics, que prevé que el PIB chino cierre el 2022 en 4.1%, los datos de junio de indicadores como exportaciones, industria, inversión, nuevos préstamos y comercio minorista sugirieron una recuperación a medida que se relajaron las restricciones por el COVID-19.

Sin embargo, el promedio móvil de 7 casos de COVID-19 por día se triplicó entre finales de junio y mediados de julio, situación que implicó, por la actual postura de tolerancia cero del gobierno, más restricciones, por lo que el repunte de junio podría ser difícil de mantener.

Somos cautelosos sobre las perspectivas de crecimiento, ya que la propagación de la subvariante ómicron en todo el país, mucho más infecciosa, podría desencadenar otra ronda de bloqueos generalizados, además, una probable desaceleración global sincronizada podría eventualmente afectar a las exportaciones

dijeron los analistas de Nomura.

Añadieron, según el reporte FocusEconomics Consensus Forecast East & South Asia, que el incremento de la tasa de desempleo del grupo de 16-24 años de 18.4% en mayo a 19.3% en junio también sugiere que la demanda agregada sigue siendo débil.

Mercado externo dinamizado

En tanto, el mercado externo mostró en junio un dinamismo importante, aunque también se está a la expectativa de nuevos confinamientos que detengan las cadenas de proveeduría.

Las exportaciones de mercancías incrementaron 17.9% a tasa anual durante el sexto mes del 2022, el mayor aumento desde enero pasado.


Dicho comportamiento derivó de una disminución de las interrupciones en los puertos conforme se fueron levantando las restricciones de COVID-19 en Shanghái.

Como resultado, la balanza comercial de mercancías mejoró respecto al mes anterior, registrando un superávit de 97,900 millones de dólares en junio (mayo de 78,800 millones y junio del 2021 de 50,100 millones).

Inflación controlada

La inflación en China se mantiene moderada, por lo que no representa un problema en estos momentos para el gigante asiático. En junio llegó a 2.5% anual, contra 2.1% en mayo.

También leer: Encuesta Citi: Inflación se ubicará por encima de 8% en primeros días de julio

“Se espera que la inflación del consumidor acelere un poco durante los próximos trimestres a medida que se recupere la demanda interna, pero probablemente se mantendrá moderada”, aseveran especialistas de la consultoría.

Mientras los precios al productor disminuyeron 6.1% anual en junio, tendencia que continuaría por una base de comparación alta del año pasado y las bajas recientes en los precios de materias primas.

Mayor oferta monetaria

Durante junio pasado, los bancos chinos distribuyeron 415,000 millones de dólares en nuevos préstamos, superando las expectativas del mercado, según información de FocusEconomics.

El crecimiento anual de la oferta monetaria M2 pasó de 11.1% en mayo a 11.4% en junio, lo que demuestra una mayor liquidez en la economía china, tras la flexibilización de las restricciones sanitarias que respaldó la demanda de préstamos entre los hogares.

Sobre las tasas de interés, Ho Woei Chen, economista de United Overseas Bank, comentó que “hay menos probabilidad de recortes agresivos en las tasas de interés a medida que la economía se estabiliza y los bancos centrales mundiales continúan aumentando sus tasas de referencia”.

Mantenemos nuestra previsión de que la LPR a un año (tasa preferencial de préstamos) baje hasta 3.55 % a finales del tercer trimestre desde 3.70% actual, con una modesta caída de 5 puntos base por mes a partir de julio

expuso el especialista.

Advertisement