21 de julio 2022 | 5:00 am

Advertisement

La disputa comercial, bajo los estándares del T-MEC, que han generado los cambios en el sector energético por parte del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, deja en la antesala la aplicación de aranceles que puedan imponer tanto Estados Unidos como Canadá a México.

Ambos países acusan a México de incumplir las reglas del tratado, con lo que acudieron al Capítulo 31 de Solución de controversias de este acuerdo comercial para aclarar las inconformidades dentro del sector energético.

También lee: Este es el camino que deberán seguir los tres países en las consultas 

De acuerdo con este Capítulo, los tres países tienen 75 días para llegar a un acuerdo, pero de no lograrlo se abre la puerta a un panel de solución de controversias y por tanto medidas arancelarias que afectarían las exportaciones mexicanas.

Los países involucrados podrían imponer sanciones como aranceles a otro tipo de productos que exportamos para compensar las mismas reglas del tratado, pueden ser productos del campo, por ejemplo

dijo en videoconferencia el presidente de la comisión de análisis económico del IMCP, Ernesto O’Farrill.

Del total de exportaciones no petroleras que realizó México en mayo, cerca del 90% tuvo como destino Estados Unidos y Canadá, de acuerdo con datos de Banco de México (Banxico).

Ambos países se ubican como el primer destino de estas exportaciones no petroleras, pues hacia Europa de este rubro el valor de los envíos fue de 2,402.5 millones de dólares en mayo.

Por su parte, el exjefe negociador del T-MEC, Kenneth Smith consideró que además del sector agrícola, pueden estar sujetos a aranceles productos terminados como electrodomésticos que compiten el mercado estadounidense.

En primera fila para posibles represalias estaría el sector agrícola; el sector electrodoméstico y acero, todos los productos terminados que no son insumos para la producción en Estados Unidos pero que compiten con productos finales podrían estar en esa lista

dijo Smith en entrevista con El Heraldo Radio.

El impacto económico

El impacto económico con una eventual aplicación de aranceles se reflejarían en las exportaciones, cuyo valor de las no petroleras totalizó 46,196 millones de dólares en mayo a nivel mundial.

Dentro de las exportaciones no petroleras se incluye el sector agropecuario, manufacturero y extractivo, sectores que estarían en la mira de dichos aranceles de los socios de México en el T-MEC.

Para poner en perspectiva el peso que tienen ambas economías en las exportaciones no petroleras desde México, del monto total, 37,554.6 millones de dólares fueron hacia Estados Unidos, según Banxico.

Mientras que las exportaciones no petroleras a Canadá totalizaron 1,334.7 millones de dólares en mayo, según Banxico.

Es una situación delicada, porque si el panel falla a favor de Estados Unidos (y Canadá), podría resultar en represalias comerciales multimillonarias en contra de los productos de exportación de México

dijo Smith

Incertidumbre nacional e internacional

Otro de los efectos que se observarían ante una intensificación de las discusiones, sería un alto nivel de incertidumbre, tanto en inversionistas del sector como en otros más.

Lo que más afecta a la economía es la incertidumbre sobre el estado de derecho, sobre el libre comercio, y esto a final de cuentas afecta la confianza de los inversionistas tanto nacionales como extranjeros

dijo O’Farrill

Además, de no llegar a una solución en estas consultas un mecanismo de resolución es el de inversionista-estado, en el que las empresas afectadas demandarían al estado mexicano.

Si esto se da sería un doble golpe, porque los pagos en lo individual (a las empresas) también costará millones y millones de dólares. Es un riesgo importante, ojalá se pueda resolver en las consultas, pero se antoja difícil

planteó Smith