Theresa May (Getty Images)

26 de noviembre 2018 | 9:47 am

La Unión Europea (UE) aprobó ayer un histórico acuerdo de divorcio con Reino Unido, calificado por ambas partes como ‘el único posible’, en un proceso inédito que aún necesita aún una difícil ratificación por el Parlamento británico.

“Este es el mejor acuerdo posible para Gran Bretaña, este es el mejor acuerdo posible para Europa”, dijo el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al término de una cumbre extraordinaria en Bruselas en que los mandatarios europeos respaldaron el texto junto a su par británica Theresa May.

May se reunió en la tarde del sábado con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el presidente de la cumbre, Donald Tusk, para recibir garantías de que todo saldría bien, después de que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, levantara su amenaza de un veto tras recibir garantías escritas de las autoridades británicas y europeas.

“Hemos dado un paso decisivo y (…) hemos logrado las garantías suficientes para poder abordar la solución a un conflicto que dura más de 300 años entre Reino Unido y España”, dijo Sánchez en una declaración a periodistas en Madrid después de que las conversaciones se alargaran durante toda la noche en Bruselas.

Un país escéptico

La primera ministra británica, Theresa May, reunió este lunes a su gabinete e informará al Parlamento sobre el acuerdo del Brexit logrado con la Unión Europea, al tiempo que intenta vendérselo a un país escéptico.

May comparece ante la Cámara de los Comunes por la tarde para informar de la cumbre europea que la víspera selló el acuerdo de salida de Reino Unido de la UE, reafirmar que “no hay mejor acuerdo posible” y pedir a los diputados que lo apoyen en nombre del “interés nacional”.

“Podemos respaldar este acuerdo, cumplir con lo votado en el referéndum y comenzar a construir un futuro más brillante”, dirá May, según extractos de su discurso difundidos por Downing Street. “O esta cámara puede optar por rechazar este acuerdo y volver a la casilla de salida” lo que “abriría la puerta a más división y más incertidumbre”.

Sin opciones

Según una fuente europea, May reconoció en Bruselas que de momento no cuenta con una mayoría parlamentaria para aprobar el texto, pero dijo que advertiría a sus diputados rebeldes -unos 80 que declararon públicamente que votarán en contra- de que muchos podrían perder sus escaños en las próximas elecciones si el acuerdo es rechazado.

“May tiene razón: la única alternativa al acuerdo es un Brexit sin acuerdo o que no haya Brexit”, escribía el lunes el diario conservador The Times, pese a considerar que se trata de un “mal acuerdo”.

La primera ministra se embarcará ahora en una intensa campaña para defenderlo por todo el país, antes de la votación de los legisladores que según varias informaciones podría tener lugar hacia el 12 de diciembre.

“Consideramos que el Producto Interno Bruto per cápita sería 3% inferior bajo el acuerdo de Brexit de noviembre de 2018 y la negociación exitosa de un acuerdo de libre comercio con la UE, comparado con seguir siendo miembros” del bloque, escribieron sus expertos.