Junta de Gobierno de Banxico. Foto: Flickr Banxico

10 de junio 2020 | 2:33 pm

La crisis económica que ha generado el confinamiento para evitar una mayor propagación del COVID-19, es un gran desafío para los trabajadores independientes o para los que laboran en el sector informal, de acuerdo con Banco de México (Banxico).

El crédito al consumo otorgado por las instituciones de banca múltiple a acreditados que se consideran no asalariados, ya sea por ser trabajadores independientes o por desempeñar sus actividades fuera del sector formal, podría presentar un mayor riesgo de impago ante una mayor sensibilidad de los ingresos de dichos acreditados a la disminución de la actividad económica, indica el reporte de estabilidad financiera a junio de Banxico

Los hogares pueden tener afectaciones en cuanto al empleo, y es diferente en la dinámica  del sector privado, del público o el componente no asalariado, y puede haber choques que afecten de manera diferenciada a estos grupos de hogares, de acuerdo con Alejandro Díaz de León, gobernador de Banxico.

En este sentido, el reto es ayudar a los hogares y empresas manteniendo acceso de financiamiento y el segundo, es cuidar las fuentes de empleo, de trabajo y productivas, para mantener en buen estado la capacidad de pago tanto de los hogares como de las empresas

dijo Alejandro Díaz de León, en conferencia de prensa. 

El gobernador comentó que, luego de que los bancos implementaron programas de diferimiento para algunos de sus clientes, conforme el sistema financiero se acerque a esa ventana, es decir, al término del plazo, el desafío será cómo vincular financiamiento adicional o con una gradualidad en el esquema de pagos.

El informe arroja que, con relación al apalancamiento de los hogares, los saldos de la deuda total de los acreditados, a precios constantes, se han mantenido en los mismos niveles a lo largo del tiempo para los acreditados que cuentan con al menos un crédito bancario. No obstante, se observa que los acreditados con menor ingreso destinan al pago un porcentaje mayor y que esta proporción sigue incrementándose conforme transcurre el tiempo.

Además, los niveles de apalancamiento de los hogares podrían aumentar como resultado de menores ingresos ante la disminución de la actividad económica derivada de la contingencia sanitaria de COVID-19, teniendo una mayor afectación en los acreditados de menores recursos dado sus mayores niveles de apalancamiento. Otro segmento de acreditados cuyo apalancamiento puede verse afectado es el de los no asalariados.

En este contexto, el banquero central comentó que la condición inicial del sistema financiero ante la pandemia  es de solidez pero hacia adelante persisten riesgos que podrían intensificarse.

Entre los principales riesgos para el sistema destacan: la desaceleración de la economía global y la incertidumbre asociada a su recuperación; mayor volatilidad en los mercados financieros internacionales y recomposición de flujos hacia activos de menor riesgo; una mayor contracción de la economía nacional y la incertidumbre sobre su profundidad y duración, así como los ajustes adicionales en la calificación crediticia soberana y de Pemex.

Ciberataques se disparan en pandemia

El informe también muestra que, durante los meses de contingencia sanitaria por la pandemia del COVID-19, a nivel mundial el número de ciberataques a empresas, instituciones gubernamentales y personas a nivel mundial se ha incrementado hasta en 400%.

Los atacantes aprovechan que una gran cantidad de personas trabajan desde sus hogares y que las empresas han otorgado mayor flexibilidad para que sus trabajadores puedan acceder a información laboral fuera de sus instalaciones.

En general, los ataques identificados buscan vulnerar los canales de comunicación entre los empleados y la empresa, así como las aplicaciones que utilizan los empleados, mediante campañas para intentar robar claves y contraseñas (los llamados correos phishing)

dice el reporte de Banxico.

Por otra parte, las instituciones financieras han detectado un aumento en los intentos de fraude en compras por internet, las cuales, por las medidas de distanciamiento sanitario, se han incrementado y presentan mayor superficie de exposición.