fbpx
Banco de México, llegó la hora (Fotoarte: Cristian Laris)

14 de agosto 2019 | 5:00 am

Banco de México ha acaparado los reflectores una vez más. El jueves, la Junta de Gobierno del banco central dará a conocer su decisión de política monetaria, es decir, si recorta o mantiene su tasa de interés en un máximo desde 2009.

En el mercado mexicano de bonos, los inversionistas ya han descontado un recorte en la tasa referencial de Banco de México. Por ejemplo, el rendimiento del bono a 10 años cayó 41 puntos base en el último mes, según datos de Bloomberg.

Gran parte de los bancos centrales del mundo, tanto de mercados emergentes como desarrollados se han apresurado a recortar su tasa de interés e implementar medidas de liquidez para enfrentar la desaceleración de la economía global, mientras tanto, Banxico va a contracorriente.

El banco central no tiene manera de esquivar una baja de su tasa de referencia: la inflación de julio fue en línea con la esperada y consolida una tendencia de baja (y) los datos macro siguen arrojando que la desaceleración (de la economía) se profundiza

dijeron economistas de SIF ICAP.

Por lo que prevén dos escenarios posibles: una baja de 25 puntos base con señales de un ciclo bajista o un ajuste de 50 puntos base con señales conservadoras.

En el primer trimestre de esta año el Producto Interno Bruto (PIB) creció apenas 0.1%en términos reales, frente al trimestre previo con cifras ajustadas por estacionalidad. Mientras que en mayo el consumo privado cayó 0.2% frente al mes anterior, con cifras desestacionalizadas.

Será una decisión cerrada, pero creemos que el banco central reducirá su tasa de interés en 25 puntos base a 8.00% y creemos que las tasas finalmente se reducirán en más de lo que los mercados están fijando

escribió Edward Glossop, economista para Latinoamérica de Capital Economics.

Las minutas de la última reunión de Banxico mostraron un tono más neutral y a un integrante, además del subgobernador Gerardo Esquivel, más convencido de iniciar con un relajamiento monetario si es que la inflación continúa desacelerándose.

Adicionalmente, pese a la volatilidad que ha imperado en los mercados cambiarios, el peso mexicano ha salido bien librado y en lo que va de agosto se ha depreciado tan solo 1.18%, lejos de las caídas del real brasileño y el rand sudafricano de 5.23 y 3.84%, respectivamente.

Banxico tiene la oportunidad de recortar tasas este jueves. A nuestro juicio existen más elementos a favor que en contra. Sin embargo, estamos conscientes que la decisión está en el aire y no nos sorprendería que fuera de cualquier forma (menos un aumento)

comentaron economistas de CI Banco. 

Si la deja sin cambios, el impacto en la moneda sería positivo, pero también con efecto temporal y de poca magnitud, porque es el escenario base para la mayoría de los inversionistas y analistas.

Ahora, habrá que ver si Gerardo Esquivel, consigue que por lo menos dos subgobernadores más se sumen a su bando dovish o paloma.