7 de julio 2020 | 1:05 pm

El ciclo económico del país y el desempeño de Petróleos Mexicanos (Pemex) han ejercido presión sobre la economía mexicana y por lo cual la agencia calificadora ha recortado la nota crediticia, dijo el director gerente de calificaciones soberanas de América Latina y el Caribe, Joydeep Mukherji. 

Preocupan las bajas perspectivas del PIB y nos enfocamos en la tendencia del PIB de acuerdo con el ciclo económico en mercados emergentes. El crecimiento de México ha sido pobre comparado con sus vecinos en el mismo nivel de desarrollo (económico),

indicó Mukherji.

Actualmente, la calificación de México con S&P es BBB, es decir, dos niveles por encima del grado de inversión, aunque con tensiones a largo plazo. La perspectiva de la agencia sobre la nota soberana es negativa.

Mukherji recordó que en 2018, -año de las elecciones y el inicio de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador- no hubo cambios en la calificación del país, en el verano de 2019 cambiaron a negativa su perspectiva y un año después recortaron a BBB su calificación.

Respecto a Pemex, S&P prevé que el gobierno de López Obrador proveerá de apoyos extraordinarios, pues el desempeño de la firma que dirige Octavio Romero ha sido débil comparado con otros años.

En años recientes, la deuda de Pemex es bastante alta y su desempeño ha sido más débil que en el pasado y el otro factor que preocupa es el estado de las finanzas públicas,

subrayó Mukherji.

La deuda de Pemex es de 105,000 millones de dólares, lo que la convierte en la petrolera más endeudada a nivel mundial y en los últimos meses se ha visto afectada por la caída de los precios internacionales del crudo.

Por ello, según reportes de Bloomberg, solicitó a algunos de sus proveedores que esperen hasta 2021 para que la firma vuelva a pagar su deuda.

La agencia calificadora también prevé apoyos públicos para la Comisión Federal de Electricidad, que en el primer trimestre perdió 121,799 millones de pesos, 858% más que un año atrás.

Ante los retos económicos, S&P dijo que ha visto respuestas de Banxico y Hacienda a través de la política monetaria y fiscal para atenuar el impacto externo.