3 de mayo 2021 | 10:43 am

Durante el primer trimestre de 2021, las remesas familiares que se reportaron en el país fueron por 10,623.3 millones de dólares, lo que significó un aumento del 13%, respecto del mismo periodo del 2020. Es el monto más alto que se haya registrado para un periodo similar desde 1995, año hasta donde tiene registro Banco de México (Banxico).

Si bien se reportó un crecimiento del 13% en los primeros tres meses del año, es un avance menor respecto del 18.3% que se registró en el primer trimestre del 2020 cuando se vivió el gran confinamiento por la pandemia del COVID-19 y el peso se depreció frente al dólar.

 

 

En diferentes ocasiones, analistas consultados por EL CEO han comentado que las remesas familiares serán un elemento clave para reactivar el consumo en el país, pues los apoyos que está dando el gobierno estadounidense, permite a los connacionales enviar más dinero a los familiares que residen en México. 

 

La recepción de estas remesas incrementaron el gasto de las familias, estos recursos pueden ayudar a mejorar la parte de consumo en los estados donde más se reciben remesas como Michoacán, Jalisco y Guanajuato

 comentó Leticia Armenta, economista del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

 

En marzo logran máximo 

Si solo se considera el mes de marzo, las remesas familiares fueron por 4,151.9 millones de dólares, el monto más alto que se haya reportado desde 1995 para un tercer mes en cada año. 

Este monto representó un aumento del 2.6%, respecto de marzo del 2020, de acuerdo con datos de Banxico. En promedio las remesas enviadas fueron por 370 dólares.

 

El 99.3% de las remesas se enviaron a través de transferencias electrónicas; mientras que 0.4% fueron órdenes de pago y 0.2% en efectivo. 

A inicios de febrero, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y el Banco Central  presentaron una serie de medidas para ayudar a que los migrantes envíen sus remesas al país a través de transferencias electrónicas.

 

La estrategia consiste en reforzar y ampliar la cobertura de servicios financieros, en los mejores términos y condiciones, a fin de que los envíos de remesas en territorio nacional se realicen, de manera sencilla, segura y económica

 indicaron ambas entidades

 

El objetivo principal es mejorar el tipo de cambio que reciben los migrantes por el envío de remesas y reducir los costos en tiempo y los riesgos por transacciones que hoy se realizan en efectivo.

Para lograrlo, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera expuso que se buscará bancarizar a los migrantes mexicanos a través del Banco del Bienestar, a través de otorgarles  cuentas con la matrícula consular.