15 de junio 2022 | 5:00 am

El temor sobre una recesión en la economía de Estados Unidos se avivó en días recientes y al ser el primer socio comercial de México los primeros efectos negativos que podrían observarse sería en la captación de remesas y exportaciones, coincidieron analistas consultados por El CEO.

Con una inflación en su mayor nivel en 40 años en la principal economía del mundo, el mercado empezó a interpretar que el camino a endurecer la política monetaria se daría de una manera más rápida a lo previsto y aunque eventualmente se controle el alza de los precios, la actividad también verá un freno en los próximos meses.

El que se empiece a enfriar la demanda en Estados Unidos por esta política monetaria más restrictiva, generaría al final menor consumo de bienes importados, ante ello lo que esperaríamos sería a ver una caída en exportaciones

dijo en entrevista la subdirectora de análisis económico de Monex, Janneth Quiroz

También lee: Economía de EU entraría en recesión en 2023, según el Financial Times

Remesas e impacto en el consumo

Uno de los impactos que dejaría esta recesión en la economía familiar es en la desaceleración del envío de remesas, que entre enero y abril acumulan un alza de 17.6% anual a 17,240 millones de dólares.

Posiblemente también (veamos una desaceleración) en remesas, que en la crisis tuvo un comportamiento atípico, en buena parte se debió a los estímulos que se dieron en Estados Unidos

dijo la analista de Monex

Los efectos serían visibles en el mediano plazo, consideró el analista de Rankia, y meter un freno en el consumo por parte de los hogares mexicanos que también ajustan su presupuesto ante la elevada inflación.

Podríamos comenzar a ver efectos que no son de corto plazo, pero si en un mediano plazo en los siguientes meses. A finales de año, estos efectos de la economía estadounidense tendrán efecto en la economía mexicana

planteó el economista en jefe para Rankia LATAM, Humberto Calzada.

Un freno a 145,118 mdd

Desde la balanza comercial estadounidense, México se ubica como segundo socio comercial, por lo que se vería ralentizada el nivel de importaciones de dicha economía, que entre enero y abril acumula 145,118 millones de dólares, 18.9% más que en el mismo lapso del año pasado.

Para entender la ruta de enfriamiento en la economía, esta se daría ante mayores niveles en la tasa de interés en Estados Unidos —actualmente en un rango de 0.75% a 1.0%— y en la que el mercado prevé un aumento de 50 puntos base para ubicarla entre 1.25% – 1.50% este miércoles.

No obstante, el mercado no descarta un aumento más agresivo en 75 puntos base y llevar la tasa a un rango de 1.50% a 1.75%.

El endurecimiento de las tasas de interés va a repercutir en el crecimiento económico. Va a impactar en variables como el consumo, son de los indicadores que más resienten la inflación, por lo que es probable el camino a la recesión

dijo el economista en jefe para Rankia LATAM, Humberto Calzada

No dejes de leer: El lenguaje corporal de una recesión económica.

‘Stop’ a la producción

Del total de las exportaciones de México, el 82.14% tiene como destino Estados Unidos y ante una menor demanda por parte de ese país, los niveles de producción de este lado se verían frenados.

Veríamos un freno en producción de manufacturas y desencadenaría en efectos de mayor orden como el desempleo y disminuye la capacidad productiva de algunas empresas

advirtió Quiroz.

La distribución de los envíos a Estados Unidos que fue de 82.14% se divide en 24.96% para el sector automotriz y el 57.18% restante en otras industrias, según datos acumulados en los primeros cuatro meses de año.

Entre enero-abril, las exportaciones no petroleras a Estados Unidos repuntaron 15.9% y al resto del mundo 11.3%; y solo en abril crecieron 14.8% anual, muestran cifras del INEGI.