16 de septiembre 2021 | 5:00 am

Se aproxima el cuarto año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador y el presupuesto para las secretarías de Estado ya fue asignado y como cada año hay dependencias ganadoras y perdedoras como la Secretaría de Turismo y Economía.

De acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF), el gobierno destinará cerca de 1.45 billones de pesos para las 20 dependencias, de las cuales 15 tendrían un aumento en su presupuesto y cinco recortes para 2022. 

Ganadoras

Sectur, a cargo de Miguel Torruco, tendría un incremento en su presupuesto de 64%, en términos reales y respecto al presupuesto aprobado para este año,  por un total de 65,700 millones de pesos, de acuerdo con el PPEF.

Entre los proyectos regionales del Plan Nacional de Desarrollo destaca el Tren Maya, el cual es el más importante proyecto de infraestructura, desarrollo socioeconómico y turismo del presente sexenio

destaca el documento presentado por la Secretaría de Hacienda.

El proyecto insignia del gobierno que abarca los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo acaparará 96.3% del presupuesto de Sectur.

Otra dependencia que vería un aumento en su presupuesto será la Secretaría del Bienestar a cargo de Javier May Rodríguez, con un incremento de 48.1% real, a 296,900 millones de pesos, encargada de los programas sociales para el combate a la pobreza.

Uno de los temas que más se ha tratado en torno a la publicación del Paquete Económico 2022, ha sido el de las pensiones. En este rubro, el gobierno destinaría 238,014 millones de pesos en pensiones para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores.

La mayor parte de ellos (adultos mayores) se encuentra en pobreza y sin acceso a un sistema de protección social que les garantice una vejez digna y plena,

de acuerdo con el PPEF 2022

Sembrando Vida tendría un presupuesto de 29,446 millones de pesos y la Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente contaría con 18,037 millones de pesos.

Perdedoras

Con una situación distinta para llevar a cabo sus funciones, la de Economía (SE), y la de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) sufrieron los mayores recortes presupuestarios. 

La dependencia con el recorte más pronunciado es la SE, que lleva Tatiana Clouthier, pues contaría con 3,600 millones de pesos para el 2022, 31.4% en términos reales menos que en este año. 

México no cederá ante Estados Unidos en reglas de origen en T-MEC: Luz María de la Mora

En un contexto en el que la economía ya no tendrá el mismo rebote, la SE deberá redoblar esfuerzos para incentivar la inversión extranjera, dar certidumbre a las firmas que operan en el país e impulsar a las micro y pequeñas empresas del país de las cuales se puede sacar provecho del T-MEC.

Impulsar la consolidación de las MiPymes mediante la articulación de estrategias de fomento para su mejor desempeño en los mercados globales -particularmente en el marco del T-MEC- que involucren a otras instituciones del sector público, y al sector privado,

indica el PPEF

Además, este presupuesto se asigna en medio de una disputa que está resolviendo México con Estados Unidos sobre la interpretación de las reglas de origen del sector automotriz. 

Menos presupuesto para “vivienda digna”

Para la Sedatu, a cargo de Román Meyer Falcón, el presupuesto sería menor en 25.3% real, respecto a este año y tendría disponible para sus operaciones un total de 12,900 millones de pesos.

Entre los objetivos que tiene esta dependencia figura “la elaboración, instrumentación y difusión de políticas públicas y estrategias que detonen el aprovechamiento de la vocación y potencial productivos del territorio, la generación de vivienda digna”.

Uno de los principales programas de la Sedatu es el de Vivienda Social, que contaría con un presupuesto de 4,303 millones de pesos, casi una tercera parte del presupuesto total de esta dependencia. 

“Programa de Vivienda Social, tiene como objetivo general disminuir la carencia de una vivienda adecuada de la población en situación de vulnerabilidad por condiciones sociodemográficas, por riesgo o por precariedad de su vivienda, mediante el otorgamiento de subsidios a los hogares de bajos ingresos y en rezago habitacional”, precisa el PPEF. 

Para el 2022, se programa otorgar un total de 46,385 subsidios para acciones como la autoproducción de vivienda, mejoramientos y ampliaciones.

Los montos podrían sufrir modificaciones en las próximas semanas, pues el presupuesto debe ser discutido por los legisladores.