16 de septiembre 2021 | 5:00 am

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) está llevando a cabo una estrategia para ampliar la cobertura de gas natural en el país, ya que solo 7% de la población tiene acceso a este energético.

La mayoría de los hogares en México (78%) usan gas Licuado de Petróleo (LP), que es aproximadamente 30% más costoso que el gas natural y que representa un mayor riesgo porque al ser más pesado que al aire permanece concentrado en el suelo.

Según la CFE, el reto es que las empresas privadas que participen en el proyecto no destruyan la infraestructura y el inmobiliario urbano.

Miguel Santiago Reyes Hernández, director general de CFEnergía y CFE Internacional, informó que actualmente trabaja con la Asociación Mexicana de Gas Natural y con las autoridades locales para buscar que el energético pueda llegar cada vez a más lugares.

El ahorro sería de alrededor de 30 a 35% para los hogares, si llegara el gas natural en lugar del gas LP a sus casas

señaló.

Gas natural requiere de más inversión en infraestructura y agilidad en los permisos

No es tan fácil porque hay que establecer toda una red de distribución y porque también se requiere de un compromiso de las empresas para que no destruyan la infraestructura y el inmobiliario urbano que muchas veces genera molestias en en comunidades que han sufrido de daños o de despojos, agregó el directivo.

Si ese compromiso se garantiza será posible sostener en el largo plazo precios de gas accesibles para la mayor parte de la población mexicana.

Gasoductos en desarrollo

En cuanto al desarrollo de gasoductos comentó que se planea la construcción de tres.

Vamos a realizar el del Istmo de Tehuantepec para la planta de licuefacción que queremos poner en Salina Cruz y reexportar el gas natural

comentó Reyes Hernández.

Los otros dos proyectos son el gasoducto hacia San Luis Río Colorado y Mexicali ya sea por Estados Unidos o por México, y la creación de infraestructura para surtir la Península de Yucatán.

“Estamos negociando también con las empresas, la infraestructura faltante para garantizar gas en la Península de Yucatán a nuestras plantas de generación, que van a estar, las nuevas, para el 2024”, concluyó.