fbpx

7 de marzo 2019 | 11:49 am

Pemex, la empresa más importante y endeudada que tiene México, necesita inversiones por 20,000 millones de dólares de manera anual, los próximos tres a cinco años, para salir de la presión financiera en la que se encuentra inmersa.

“El apoyo que ha dado la presente administración a Pemex es un buen esfuerzo, pero es insuficiente”, dijo Luis Martínez, analista de Standard & Poor’s, al participar en el webinar Emerging Markets Sovereigns, este jueves.

A mediados de febrero, el gobierno federal anunció una reducción de la carga fiscal por 15,000 millones de pesos y una inyección de capital por 25,000 millones de pesos.

No obstante, la semana pasada, S&P redujo la perspectiva de la calificación de Pemex a ‘negativa’ desde  ‘estable’; la nota crediticia la mantuvo en ‘BBB+’, aunque la evaluación del perfil crediticio individual Pemex sufrió un recorte a ‘b-‘ desde ‘bb-‘ debido al continuo deterioro de los perfiles de riesgo de negocio y financiero de la empresa, lo que ha comprometido la recuperación de sus principales líneas de negocio.

Límites al sector privado

Uno de los puntos que ha generado mayor ruido a la calificadora de riesgo son los límites que impuso la administración de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) al sector privado para invertir en el sector energético. Las rondas petroleras fueron suspendidas hasta el 2021.

Los cambios estructurales se suman a otros problemas que la petrolera arrastra desde administraciones anteriores, como la elevada deuda y el declive de la producción de petróleo crudo y petrolíferos.

La deuda financiera de Pemex asciende a 104,000 millones de dólares y el 44% de ésta tiene vencimientos entre el 2019 y 2023.

La caída en la producción ha sido otra presión constante para Pemex. Al cierre de enero, la petrolera producía 1.86 millones de barriles diarios, lejos de su récord de 3.38 millones de barriles de 2004. Pemex espera que su producción aumente a 2.45 millones de barriles por día hacia finales del sexenio de AMLO.

“Pemex ha sido por décadas un activo estratégico para el gobierno (…) nuestra visión es que se va a reforzar este apoyo”, comentó Martínez.

AMLO ha expresado total respaldo a la petrolera, incluso ha hecho mención de que la empresa cumplirá con todos los compromisos financieros.

Pemex cerró el 2018 con una pérdida de 148,634 millones de pesos y con una producción promedio de 1.83 millones de barriles diarios.

La refinería de Dos Bocas se avizora como otro lastre financiero para Pemex