Línea de Crédito Flexible México

20 de octubre 2021 | 3:35 pm

Autoridades de México y el Fondo Monetario Internacional (FMI) están en conversaciones para reducir la Línea de Crédito Flexible (LCF) de 63,000 millones de dólares en 20% cuando llegue el momento de su renovación en noviembre, reportó Bloomberg.

La semana pasada, las partes discutieron reducir el monto a 50,000 millones de dólares, dijeron fuentes al medio, al considerar que los riesgos económicos por la pandemia han disminuido.

Las conversaciones se llevaron a cabo en el marco de la reciente visita al Washington del gobernador de Banco de México, Alejandro Díaz de León y del secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, en la que se reunieron con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

El plan contempla reducir el acceso a la línea de 500% a 400% de la participación del país en el FMI.

México prevé una reducción aun mayor para el próximo año, aunque el proyecto no es algo definitivo y está sujeto a la aprobación del consejo del organismo internacional.

Menor cuota

La reducción también permitiría disminuir casi en 40 millones de dólares el pago que México debe hacer para tener acceso a esta línea de crédito, para quedar en 130 millones.

El pasado agosto, Citibanamex señaló en una nota de análisis que si bien México podía reducir o cancelar la Línea de Crédito Flexible con el FMI, hacerlo podría enviar un mensaje negativo a los inversionistas porque el país no ha salido del todo de la crisis provocada por la pandemia.

Lee también: Línea de crédito del FMI se puede cancelar con la entrega de DEG, pero enviaría mensaje negativo

“Estamos en un momento de recuperación heterogénea, no hemos controlado los choques de oferta y demanda y para tomar una decisión como esa necesitamos certeza de cara a lo que viene (…) Yo creo que la Línea de Crédito Flexible no debería cancelarse nunca”, explicó en una entrevista reciente con EL CEO Luis Pérez Lezama, director de análisis en SAVER Think Lab.

México contrató la LCF con el FMI desde 2009, tras la crisis financiera global, un mecanismo que le permite blindar su economía ante cualquier impacto económico.

En 2019 el gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador pidió una reducción en su monto como parte de un plan para dejar de usarla y pese a renovarla en 2020, en plena crisis por la pandemia, decidió no activarla.

Con información de Diego Aguilar