Protocolo T-MEC (Foto: Presidencia)

11 de diciembre 2019 | 5:00 am

Una de las pruebas de fuego heredadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto al de Andrés Manuel López Obrador fue la renegociación del TLCAN, hoy Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y todo apunta a que ha sido superada.

En este sentido, el subsecretario para América del Norte y negociador comercial para la región, Jesús Seade, consiguió que el sector energético, el cual ya había sido comprometido por el gobierno de Peña Nieto, quedara fuera del Tratado.

No se aceptó lo que estaba originalmente en el proyecto y eso atoró la negociación y produjo nerviosismo, pero al final se llegó a un acuerdo, que eso limpió mucho el camino para llegar al día de hoy, porque era un asunto fundamental para nosotros, algo que tenía que ver con nuestra soberanía

dijo el presidente López Obrador, en la firma del Protocolo Modificatorio del T-MEC.

Los negociadores de los tres países: Seade, Robert Lighthizer de Estados Unidos y la veceprimera ministra de Canadá, Chrystia Freeland, firmaron el Protocolo el martes en el salón Tesorería del Palacio Nacional de México, luego de que el partido Demócrata presionó por algunos cambios, principalmente en materia laboral.

Desde la constitución de 1917 sabemos que el Estado es soberano en energéticos, es nuestra Ley, pero no la de Estados Unidos. Esta es la primera vez que Estados Unidos dice oficial, formalmente, mediante un Tratado, que México es soberano sobre los energéticos

Jesús Seade en conferencia de prensa tras la firma, junto con el canciller Marcelo Ebrard.

En una entrevista previa para EL CEO, Seade contó que él y AMLO estuvieron de acuerdo en que era necesario dejar fuera el sector, ya que profundizaba la reforma energética y daba acceso a mercados sin seguridades suficientes de la capacidad del gobierno para dirigir el sector.

Por lo que después de una intensa negociación en privado con Lighthizer, el mexicano consiguió un capítulo que reafirma la soberanía de México sobre el sector.

Otros dos puntos en los que México defendió su soberanía fue el de los inspectores laborales y el de violaciones en temas laboral y ambiental, de acuerdo con el subsecretario.

En el tema de los inspectores laborales, demandado por los representantes del partido Demócrata, para que los estadounidenses verificaran en plantas y empresas de México el cumplimiento de la reforma laboral en la parte de elecciones sindicales, se sustituyó por el mecanismo de solución de controversias que ya es utilizado por México.

Por lo que en el caso de un conflicto que el país no resuelva de manera interna, se conformará un panel con tres panelistas: uno será un estadounidense de una lista hecha por Estados Unidos que México escogerá, y viceversa, así como otro de un tercer país que México y Estados Unidos elegirán.

Otro de los temas es que, para todo tipo de violación laboral y ambiental, solo serán relevantes para el Tratado si se comete en forma que afecte el comercio.

Si hay un problema sindical en una escuela primaria en Chiapas probablemente no tenga que ver aunque nosotros tenemos que resolverlo, pero tiene que ser en forma que afecte el comercio, esto insistían en quitarlo, una insistencia feroz por quitar esto y no se quitó, se queda. Fue uno de los peligros que se evitaron y todo esto son posibles amenazas a la soberanía

dijo Jesús Seade.

Ebrard responde a críticas

Sobre a las críticas del presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, respecto a la reforma laboral y que el gobierno dejó a un lado a los empresarios a la hora de los addendums, el canciller Ebrard negó tal situación.

“Gustavo de Hoyos ha sido un promotor incansable en contra de la reforma laboral, es un conservador extremo, el problema que hay ahí, –respetando su posición– es pensar que puedes mantener una situación como la que llegó a prevalecer en México. Es decir, desde luego que él piensa que es mejor tener una ley laxa en materia laboral, entonces el diferendo con la posición que el gobierno ha asumido tiene esa raíz”.

Ebrard aclaró que para el gobierno una legislación laboral laxa, con sindicatos que no tienen el mismo ámbito de libertad que tienen en otros países no es bueno para la economía, porque lo que hace es aumentar la desigualdad y de nada sirven mayores exportaciones, si no se traducen en más bienestar

Pienso que su posición se deriva de que hay una diferencia ideológica y política, que no vamos a poder resolver y finalmente eso ya lo resolvieron los ciudadanos, tienes respaldo  mayoritario y todo el tiempo en la campaña el presidente de la República dijo ‘eso lo va a cambiar México’, nadie debe de sorprenderse, eso ya se votó, por eso votaron por López Obrador

indicó Marcelo Ebrard.

Seade en tanto, aclaró que los empresarios siempre tuvieron información y aclaró que no fue una negociación normal, sino que en las últimas semanas solo se hicieron ajustes al Acuerdo.

Por su parte, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín y Moisés Kalach, del Consejo Consultivo de Negociaciones Estratégicas del CCE, coincidieron en que el Tratado es positivo para México.

Es un acuerdo importantísimo para nuestro país, le vuelve a dar una certeza y certidumbre a inversiones millonarias que había relacionadas con el mercado externo (…) El domingo pasado se juntó todo el cuarto de junto para poder opinar sobre lo que estaba en los últimos momentos negociándose

dijo Carlos Salazar, tras la firma en Palacio Nacional.

Kalach en tanto, comentó que “no todos los sectores se reabrieron, hubo unos específicos, fuimos al  cuarto de junto hubo consultas específicas, le dimos nuestros comentarios al subsecretario y a su equipo jurídico y están incorporados ahí la gran mayoría. Estamos satisfechos, para México es un día exitoso.

En Estados Unidos, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell dijo que es probable que el texto modificado del T-MEC se votará en el Senado el próximo año, después de un probable juicio político en enero del presidente Donald Trump.

No obstante, Seade y Ebrard, son positivos de que el T-MEC se ratifique y apruebe en los próximas semanas, y recordaron que el Acuerdo no sufrirá otros cambios.