28 de abril 2022 | 12:21 pm

Advertisement

Para mejorar el clima de negocios, México apostará más por la interconexión de importaciones más cercanas al territorio nacional, una práctica que se conoce como nearshoring, la cual permitirá agilizar las cadenas de valor y que ello se traduzca en crecimiento y desarrollo económico.

La secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, dijo que si México hace bien las cosas en términos de nearshoring pueden crearse hasta medio millón de empleos.

Durante encuentros con la Asociación de Parques Industriales, la funcionaria destacó que le han hecho saber que hay una gran cantidad de empresas que quiere iniciar operaciones en el país.

Me dicen ‘no nos damos abasto en la gran cantidad de empresas que están levantando la mano para venir a México’

dijo Clouthier en decimocuarta conferencia anual del Council of the Americas.

En términos de intercambio comercial de empresas que forman parte del programa Immex el año pasado y en lo que va de este, las exportaciones desde México a Estados Unidos totalizan 364,000 millones de dólares, por debajo de los 500,000 millones que exporta China al país vecino del norte.

Certidumbre política, de los ingredientes principales

Previamente en el mismo evento, el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O dijo que la estrategia del país se basará en tres factores: certidumbre sobre la política macroeconómica, la definición de una nueva frontera de potencial producción y el T-MEC.

Dejar por sentado y hacer explícitas cuáles son las metas del gobierno, qué es lo que se quiere hacer con los agregados macroeconómicos desde el ángulo fiscal y esto lo trasladamos a la meta de que los presupuestos fiscales deben estar en un balance que sea financiable

dijo Ramírez de la O 

El nearshoring luce relevante en un contexto en el que las empresas padecen los cuellos de botella e interrupciones en las cadenas de suministro provocados en un inicio por la pandemia del COVID-19 y recientemente por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania.

Con la inversión pública viene una afluencia de nuevas inversiones y de mayor empleo y eso eleva el nivel de productividad. Este desarrollo está concentrado en el sureste

planteó De la O.