18 de julio 2019 | 5:00 am

El último tramo de trabajadores que cotizan bajo la Ley del Seguro Social de 1973 sufrirán los estragos de la mala praxis de algunas empresas de outsourcing o subcontratación, que registran a sus empleados ante el Instituto Mexicano del seguro social (IMSS) con un salario menor al que reciben.

Esta mala práctica reduce la base de salario para calcular la jubilación de los trabajadores que están a punto de retirarse bajo la llamada ‘Ley del 73’, y les dará acceso a recursos que no corresponderán con su salario real.

La Ley establece que, para determinar el monto que mes a mes recibirán por su retiro, se considera el salario diario promedio de las últimas 250 semanas cotizadas, es decir, los últimos cinco años de trabajo.

Para acceder a esta modalidad de jubilación, los trabajadores deben cumplir con otros requisitos: tener 65 años cumplidos y registrar, por lo menos, 500 semanas cotizadas ante el Seguro Social.

Hay muchas trampas de algunas empresas para registrar a los trabajadores con sueldos menores, y que terminan por mermar la pensión, pero si los empleados presentan una queja ante las autoridades, el IMSS y el SAT pueden hacer una auditoría para detectar estas malas prácticas

dijo Ricardo Martínez, socio fundador del despacho de abogados, De la Vega y Martínez.

La mayoría de los trabajadores contratados por una empresa de subcontratación que hace prácticas maliciosas están registrados ante el IMSS con un sueldo diario que oscila entre uno y dos salarios mínimos, dijo Héctor Márquez Pitol, director de relaciones institucionales de ManpowerGroup, en conferencia de prensa en mayo pasado.

En México 5.22 millones de trabajadores del sector formal e informal tienen más de 60 años. De ellos, 34.4% percibe un salario mínimo, y 24.4% obtiene más de uno y hasta dos, según cifras del INEGI.

Jubilados por cesantía, los otros afectados

La Ley del Seguro Social de 1973 también considera la jubilación por cesantía, la cual pueden solicitar los trabajadores de entre 60 y 64 años de edad; sin embargo, este grupo recibe solo una parte del salario que percibieron en los últimos cinco , por ende, una menor cotización ante el IMSS les dará menores recursos por su retiro.

Es importante que antes de tramitar el retiro, los trabajadores conozcan el salario con el que cotizan ante el IMSS, y si la cifra es menor a su salario real, tienen como opción lograr un acuerdo con sus empleadores para que integren su salario completo en los últimos cinco años antes de pensionarse

comentó Diego García, socio director de García Velázquez abogados.

Los trabajadores que están por cumplir entre 60 y 65 años, además de presentar una queja administrativa ante las autoridades para reportar las malas prácticas de las empresas en las que laboran, tienen derecho a probar ante el IMSS que el salario que perciben es mayor que el registrado.

En caso de que el IMSS no otorgue una solución, pueden presentar una demanda en contra de su patrón y el IMSS ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje para solicitar la regulación de su salario. Para probarlo deberá contar con recibos de nómina, depósitos o listas de pagos.

“Si un trabajador está cercano a la jubilación y sabe que está registrado con un sueldo menor, tendrá que presionar para que se considere su salario real, y aunque se puede probar, es mejor que conozca su situación con antelación”, dijo el abogado Ricardo Martínez.