fbpx
Jonathan Heath y Gerardo Esquivel (Cristian Laris)

29 de noviembre 2019 | 5:00 am

Sin sorpresa alguna la minuta de la última reunión de política monetaria confirmó que los subgobernadores de Banco de México Jonathan Heath y Gerardo Esquivel votaron por un recorte de 50 puntos base en la tasa referencial, pero también dejó ver una diferencia entre los dos economistas.

En la última reunión de política monetaria, la Junta de Gobierno de Banco de México (Banxico), decidió bajar en 25 puntos base la tasa referencial a 7.50%, aunque Esquivel y Heath votaron por un recorte de 50 puntos.

Ambos subgobernadores coincidieron en que la postura monetaria es demasiado restrictiva si se considera el ciclo económico, las tasas de interés externas y que la inflación está dentro de la meta de Banxico, pero difieren en un punto.

“El primero (Heath), no obstante, sugiere mantener restricción para que la inflación subyacente converja a la meta. El segundo (Esquivel), indica que la restricción afecta al crecimiento y estabilidad financiera”, escribió en un reporte Alejandro Saldaña, economista de Ve por Más.

Gerardo Esquivel argumentó que la inflación general se ha comportado mejor a lo previsto y pronto cumplirá un trimestre muy cerca de la meta del banco central (3% +/- 1%), y aunque la inflación subyacente (que elimina los precios más volátiles) está en niveles relativamente altos, su tendencia reciente es claramente descendente.

México es un caso atípico al ser el único país latinoamericano que tiene simultáneamente una inflación cercana a su objetivo y una postura monetaria restrictiva

dijo Esquivel, de acuerdo con la minuta.

Agregó que, dadas las condiciones económicas actuales, una reducción de sólo 25 puntos base es demasiado poco y demasiado tarde.

Datos revisados de INEGI mostraron tres contracciones consecutivas de la economía: en el cuarto trimestre de 2018, así como en el primer y segundo de este año.

En tanto, según estimaciones de Banxico, la tasa de interés neutral, se ubicaría entre 1.8 y 3.4%, lo cual con una inflación objetivo de 3%, implica que la tasa neutral nominal en el largo plazo se ubicaría entre 4.8 y 6.4%, con un punto medio de 2.6% para la real y 5.6 para la nominal.

El subgobernador Heath, en tanto, dijo que es necesario mantener una postura monetaria restrictiva para garantizar una inflación subyacente consistente con la meta de inflación, pero aclaró que los niveles de restricción de la postura actual son los más elevados de los últimos 11 años.

Al respecto, otro miembro de la Junta dijo que la debilidad actual de la economía no se superará con medidas monetarias.

“Aunque fueron varios quienes manifestaron que la debilidad económica no puede combatirse a través medidas de política monetaria, al final, el tono de la minuta refleja la percepción de que el nivel de restricción de la postura monetaria es uno de los riesgos más importantes que enfrenta la actividad económica”, dijeron analistas de Monex.