29 de noviembre 2018 | 5:00 am

La reciente volatilidad en los mercados financieros de México y el mundo cobrará factura al marco macroeconómico del Paquete Económico del 2019.

El Paquete Económico, que incluye los Criterios Generales de Política Económica, la Iniciativa de Ley de Ingresos y el Proyecto de Presupuesto de Egresos, es una de las primeras pruebas de fuego para Andrés Manuel López Obrador y su equipo económico, liderado por el matemático y doctor en economía, Carlos Urzúa.

“Será la prueba ácida del compromiso del gobierno con un superávit primario del presupuesto. También será clave la naturaleza recurrente de los compromisos de gasto social que podrían desestabilizar la sostenibilidad de la deuda en los próximos años. Un sólido presupuesto para 2019 aliviaría algunos de los temores de la decisión de desechar el nuevo aeropuerto”, escribió en un reporte Gene Frieda, estratega global de PIMCO.

En este sentido, una de las variables clave para el Presupuesto es el precio del petróleo, el cual ha sufrido constantes presiones en las últimas semanas, golpeado por una mayor producción mundial. El próximo gobierno ha dicho que será conservador en sus estimados para el 2019.

“Tenemos que ser muy cuidadosos, vamos a salir entre 55 y 58 dólares por barril, si algo pasara de aquí a la fecha (del Presupuesto), tendríamos que hacer una corrección, pero vamos a ser prudentes, no vamos a pecar de optimistas”, dijo Arturo Herrera, el próximo subgobernador de Hacienda en una entrevista a El Financiero Bloomberg.

Aunque los ingresos presupuestarios han reducido su dependencia al petróleo, este todavía aporta 19%.

El precio del crudo referencial, el WTI, ha caído 31.32% entre octubre y noviembre, mientras que la mezcla mexicana perdió 28.02%

En lo que va del año, la mezcla mexicana ha operado en un promedio de 63.16 dólares, mientras que el WTI lo ha hecho en 66.40 dólares. En tanto, los Pre-Criterios Generales de Política Económica que publicó el equipo de Hacienda del actual gobierno, estimaba un precio promedio de 51 dólares.

En este escenario, la Agencia de Información de Energía de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés) estima un precio promedio de 65 dólares por barril para el WTI en el 2019.

Generalmente, el WTI suele operar en promedio cinco dólares por arriba de la Mezcla Mexicana, no obstante, desde finales de septiembre pasado el petróleo mexicano ha superado el precio del WTI debido a la alta demanda de petróleo crudo.

Para el tipo de cambio, la siguiente administración prevé una cotización de alrededor de 20 pesos por dólar, en el 2018, ha operado en un promedio de 19.1564 pesos por billete verde, desde 18.9072 del 2017.

En los últimos dos meses la moneda mexicana ha sido presionada en parte por la fortaleza global del dólar y por factores internos como la incertidumbre que ha generado algunas acciones de López Obrador como la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Por su parte, Carlos Urzúa dijo el lunes en una conferencia de prensa que “la nueva administración refrenda su compromiso con la disciplina fiscal, por lo que se propondrá un superávit primario de alrededor del 1% del PIB para el 2019”.

“Considerando que nuestro escenario base contempla disciplina fiscal, crecimiento económico ligeramente menor en el 2019 –pero aún con crecimiento y finanzas públicas sanas–, no estamos previendo un cambio en las calificaciones crediticias del país, que serán un ancla para la inversión extranjera”, escribieron economistas de Intercam.

Para el crecimiento económico el equipo de la próxima secretaría de Hacienda ve un alza en alrededor de 2%

En este contexto, Banco de México recortó el miércoles su estimado de crecimiento para 2019 a un punto medio de 2.2% desde un previo de 2.3%.

“(El crecimiento) continúa sesgado a la baja y se ha deteriorado en el margen. Destaca un ambiente de incertidumbre que ha afectado la inversión, que se retrase la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá y el escalamiento de las medias proteccionistas y que se observen episodios de volatilidad en los mercados financieros e internacionales”, dijo en conferencia de prensa, Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México.

En su informe trimestral de inflación, el Banco de México dijo que prevalecen elementos de incertidumbre interna respecto de diversos aspectos de la política económica que la nueva administración habrá de implementar y los efectos de estos sobre la actividad económica y la capacidad del país para generar un ambiente de confianza y certidumbre que sea propicio para la inversión.

De acuerdo con Intercam, los inversionistas estarán atentos al discurso de la toma de posesión de López Obrador, en donde se pudiera esperar un discurso conciliador que devuelva algo de tranquilidad a los mercados. Es decir, uno en el que reitere su compromiso con la disciplina fiscal y refrende la autonomía de Banco de México.