23 de junio 2022 | 6:44 am

Advertisement

La inflación se aceleró más de lo esperado en la primera quincena de junio y se ubicó en 7.88%, desde el 7.72% del cierre de mayo, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Se trata de su mayor nivel, para un mismo periodo desde el 2000, en aquel año llegó a 9.44% la inflación general.

El dato estuvo por encima de las expectativas del mercado, que estimó una tasa de 7.70% anual, según la encuesta más reciente de Citi. Para todo el mes de junio, los analistas estiman que la inflación sea de 7.66% similar al 7.65% de mayo.

Con el dato publicado por el INEGI, la inflación ligó 31 quincenas fuera del rango de Banco de México (Banxico) que es de 3% +/- un punto porcentual.

De acuerdo con el instituto, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) tuvo un avance de 0.49% en la primera quincena de junio, respecto a la anterior, siendo la más elevada para un mismo periodo desde 1998. Los analistas consultados por Citi pronosticaron un incremento del INPC de 0.32% quincenal.

La publicación se da horas antes del anuncio de política monetaria de Banxico, en la que se prevé un incremento de 75 puntos base a la tasa de referencia y llevarla de 7.00% a 7.75%.

Esperamos que la decisión sea unánime, que Banxico aumente sus pronósticos de inflación, y una postura que enfatice una inflación con riesgos al alza y expectativas de inflación en deterioro (…)

dijo economista en jefe para México y Canadá de Bank of America Securities, Carlos Capistrán, previo a la publicación del dato de inflación

Papa, lo que más subió de precio

De la gama de bienes y servicios que mide el INEGI, la papa fue lo que más subió de precio en la quincena, el alza fue de 16.79% y tuvo una incidencia de 0.063 puntos en la inflación.

Mientras el precio del gas LP bajó 1.52% en la quincena, dijo el instituto.

Subyacente acelera a 7.47%

Al interior, la inflación subyacente tuvo un incremento de 0.50% quincenal, de igual forma la más elevada para un mismo periodo desde 1998.

Con dicho incremento, este componente se ubicó en 7.47% anual, su nivel más alto para una misma quincena de junio desde el 2000, cuando fue de 9.65%.

Este componente de la inflación marca la tendencia a largo plazo, por lo que abre la puerta a Banxico a endurecer la política monetaria.

Al interior de la subyacente, los precios de las mercancías se aceleraron 0.64% respecto al periodo previo, mientras que los de los servicios repuntaron 0.33%.

La inflación no subyacente repuntó 0.49% y a tasa anual llegó a 9.13% anual en la primera quincena de junio.

Dentro de este componente, los precios de productos agropecuarios se aceleraron 0.85%, y los de energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno subieron 0.19% quincenal.

Advertisement