México

13 de enero 2021 | 10:49 am

México, la segunda economía más importante de América Latina, tiene un problema de crecimiento. Mientras en 2020 se espera que el país haya tenido una contracción de 8.5%, para el 2021 se espera apenas un crecimiento de 3%, de acuerdo con estimaciones de Bank of America (BofA).

Previo a la pandemia del COVID-19, la economía mexicana ya estaba en contracción. En 2019, el PIB de México se contrajo 0.1%, lo que marcó su primera contracción en una década.

Si bien, en años anteriores, la incertidumbre política externa (como la renegociación del TLCAN, ahora T-MEC) impactó en la economía mexicana, en la actualidad la incertidumbre de las políticas domésticas son una de las razones por las México deja de crecer, al igual que políticas fiscales y monetarias conservadoras, de acuerdo con Carlos Capistrán, economista en jefe para México y Canadá de BofA.

Los pronósticos de BofA para este 2021 son:

  • Crecimiento del PIB: 3%
  • Inflación: 4%, para el cierre del año
  • Tipo de cambio: 22 pesos por dólar
  • Deuda / PIB: 58%

¿Cuánto crecerá México en 2021?

Composiciones

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) acumula hasta octubre una caída del 9% y, al interior de sus componentes, el consumo e inversión presentan caídas importantes. Lo que recorta la caída son las exportaciones y remesas (factores externos), de acuerdo con Capistrán.

Si bien Estados Unidos se contrajo 3.5% el año pasado, BofA espera una expansión de 4.6% para 2021 y para finales del año su producción estará a niveles similares que antes del COVID-19.

Estados Unidos, vemos un apoyo fiscal muy importante. En 2020 se aprobó un paquete de 2 billones de dólares y, antes de que acabara el año, hubo otro paquete de 900,000 millones de dólares. Joe Biden (presidente electo) buscará más apoyo y se esperan que para febrero haya otro paquete de ayuda por 1 billón de dólares

comentó Capistrán

México, en cambio, se enfrenta a un problema de crecimiento, con una política fiscal apretada. Si México buscara dar un estímulo mayor a la economía, que hoy no tiene espacio, tendría de buscarlo de manera coordinada entre el poder Ejecutivo, Banco de México (Banxico) y la Secretaría de Hacienda.

No hay espacio fiscal, sería deseable para mejorar el crecimiento de México entre 1 o 2% del PIB este año (…) Pero antes de eso, tendría que disminuir la incertidumbre política, bajaría riesgo país, que Banxico baje sus tasas de interés y abriría espacio a México para endeudarse un poco más; saldría de endeudamiento con una política coordinada

dijo Capistrán.

Presiones

México al menos se enfrentará a dos presiones este año, el remanente se pudiera recibir el gobierno por parte de Banxico y posibles bajas en las calificaciones crediticias soberanas en la segunda mitad del año.

“Hay alrededor de 300,000 millones de pesos que puede tener de ganancia cambiaria Banxico, que es menor a lo esperado. El problema es que 1) Banxico debe pagar pérdidas de años pasados y 2) Banxico puede quedarse con el remanente (o una parte) para cubrir pérdidas futuras”, comentó Capistrán.

Sobre las posibles bajas en las calificaciones, se desprende, en parte, por el apoyo que necesita Pemex al año, que son 10,000 millones de dólares. Si bien México le ha dado el apoyo de distintas formas, sale del sector público, que debilita las finanzas del país y deteriora la calificación de México, de acuerdo con Capistrán.